¿Pagar los impuestos o comer?

autonomosEste mes trae una nueva fecha clave para todos los autónomos y pymes de este país: el sábado 20. Ese día, como muy tarde, todos tendrán que realizar la liquidación del IVA derivado de su actividad durante los meses de julio, agosto y septiembre.

Esta liquidación supone, cada trimestre, una verdadera pesadilla para los pequeños empresarios, ya que, en muchos casos, tienen que adelantar el IVA de unas facturas que ni han cobrado ni saben si cobrarán, un problema histórico que el Gobierno prometió solucionar pero que luego desestimó.


Además, la llegada de septiembre ha traído consigo nuevos números: el IVA pasó del 18% al 21%, mientras que las retenciones del IRPF lo hicieron del 15% al 21%, con lo que los autónomos y pymes de este país se enfrentan a una liquidación en la que tendrán que pagar más que nunca.

Por ello, los colectivos #huelgaAutónomos y Unicaes han promovido la acción Aplaza los impuestos el 20 de octubre, una acción de protesta en la que, además, se pretende dar a los profesionales las herramientas para que aplacen o fraccionen el pago de los impuestos que tienen que afrontar en esta liquidación.

Procedimiento para aplazar los impuestos

Así, se ha puesto a disposición de los interesados los diversos documentos mediante los que un autónomo o empresa puede solicitar a la Agencia Tributaria el aplazamiento del pago, que puede ser liquidado en un momento posterior o se puede fraccionar para abonarlo en distintos plazos.

Estos plazos son propuestos por el propio profesional, pero es la Administración la que debe aprobarlos o, en su defecto, modificarlos en un nuevo calendario.

Los que quieran aplazar el pago pueden recurrir al modelo para deudas inferiores a 18.000 euros o el destinado a las deudas superiores a este importe. Las solicitudes deben presentarse ante del 20 de octubre para evitar multas por retraso en los pagos.

La iniciativa surge del mismo colectivo que, en su momento, propuso que todos los autónomos se diesen de baja durante un mes. Con esta acción se pretendía concienciar al Gobierno de la importancia de los autónomos y pymes no solo a la hora de crear trabajo, sino, también, a la hora de pagar cupones por actividad que cada mes reportan al Estado cerca de 750 millones de euros.

Ahora, lo tienen claro: "Entre pagar los impuestos o comer, lo tengo claro: para los impuestos no me llega".

Ariculo extraido de elconfidencial.com