Diversifica con éxito: convierte tu tintoreria en un buen negocio.

Pintan bastos para la tintorería,  locales infrautilizados, personal desocupado, máquinas paradas, precios por los suelos.

Para muchos un panorama desalentador, fruto de la actual situación de crisis  económica y descenso del consumo. Pero lo que puede ser más preocupante, es que  también esta situación esté  inducida por las modas o por un cambio de costumbres en los consumidores, con lo cual  en vez de ser transitoria  y girar al compas de los ritmos económicos, se convierta en coyuntural y no vuelva a reconducirse,  al menos en la medida que despegue la economía al final de la crisis.

Ante esta situción, históricamente, los empresarios de tintorería han respondido con la socorrida medida de bajar los precios del servicio, en la creencia (amparada por la ley de la oferta y la demanda) que a un menor precio, más gente estaría dispuesta a llevar las prendas a la tintorería, o simplemente en arrebatar cuota de mercado a sus competidores (tema ampliamente analizado en esta web, y que no recomendamos en absoluto). Otra cuestión sería analizar si la estrategia del empresario le ha permitido  alcanzar el volumen de producción adecuado que contrareste la disminución del precio.

LEER ARTICULO COMPLETO