Etiquetas erróneas, ¿el mejor aliado de la tintoreria?

Es un hecho comprobado,  cada vez que se reunen más de 5 tintoreros juntos,  siempre hay uno que salta quejoso denunciando el grave perjuicio que le ocasionan en su quehacer diario las prendas con etiquetas de composición erróneas, o carentes de ella. También es cierto, que  inmediatamente salta el espavilado de turno ofreciendo los mil y un detalles de tal circunstancia y proponiendo mil y una acciones a emprender ante la administración y los usuarios para atajar  tan desastrosa práctica, atreviendose incluso a aventurar consejos a los consumidores acerca de las posibles consecuencias tóxicas que para su salud pueden presentar tales prendas, y lo que aún es más grave, no falta el que está dispuesto a colgar un cartel en su tienda denunciando tal hecho a modo de buen samaritano para prevenir a sus clientes, y de paso excusarse de sus fracasos.

 

Ciertamente, el etiquetado de composición y mantenimiento de las prendas textiles es obligatorio por ley, y en cierta forma es de gran ayuda para el desarrollo de nuestra profesión, pero a veces (sobretodo los nuevos tintoreros) olvidamos que durante muchisimos años, esta obligación no existía, mejor dicho,  esta,  es una práctica muy reciente (apenas 20 años), una fecha relativamente corta comparada a los más de 100 años en que podríamos datar a la tintorería moderna.

LEER ARTICULO COMPLETO