Cerco a las Manchas Amarillas

manchas amarillas

Las manchas amarillas siempre han sido un quebradero de cabeza para los tintoreros. Por la experiencia, son las más difíciles de eliminar, principalmente por sus diversos origenes y por su parecido aspecto visual. Una correcta identificación de la sustancia que las genera es fundamental para un acertado tratamiento. Con un poco de atención y práctica podemos conseguir un elevado porcentaje de éxito, límitado exclusivamente por el soporte donse se encuentren.  Hoy en día su tratamiento es fácil siempre que conozcamos su origen.

Por ello vamos a centrarnos en el mismo para establecer una clasificación que nos facilite el trabajo. En base a esto, estableceremos tres tipos de manchas amarillas:

1) Manchas de Origen Microbiano: Son las típicas manchas producidas por el paso del tiempo cuando se guardan durante largos años la ropa de cama en armarios o cajones. Son producidas por la acción de microbios, bacterias y hongos que favorecidos por la húmedad ambiental proliferan en un ecosistema en que se alimentan de las fibras naturales, algodón, hilo o lino. Su aspecto es característico, formandose grandes zonas  difuminadas de un color que va desde al amarillo hacia el marrón.  Su aspecto es parecido a una pintura al acuarela. Pueden traspasar y repetirse en varias capas dobladas de la pieza y pueden estar delimitadas casi en línea recta en los dobleces de las sabanas en las zonas ventiladas o con luz.. Su eliminación es secilla, y requiere de un lavado en agua al menos a 60º con un buen detergente y con la adicción de hipoclorito sódico (lejía).  Con este tratamiento desaparecen totalmente. Este tratamiento no se puede aplicar a tejidos de seda, lana o fibras celulósicas ya que quedarían amarilleados y deteriorados.

LEER ARTICULO COMPLETO