Back Usted está aquí: Inicio Tintorería Análisis de prendas La seda: qué es y como se fabrica

La seda: qué es y como se fabrica

La seda es una de las fibras mas antiguas que se conocen. Su uso textil se inició en china hace mas de 4.500 años, y este pais monopolizó su producción durante 3.000 años, hasta el siglo VI en que su fabricación empezó a expandirse hacia  Corea, Japón, India, Italia y España. la directiva de la CEE la define como "fibra que procede exclusivamente de capullos de los insectos sericigenos", aunque también se admite como fibra de proteina natural (fibroína) segregada por el gusano de seda (Bombyx mori).

La seda es una fibra natural de origen animal constituida en monofilamento contínuo muy fino, con el que se fabrican artículos de lujo y de elevado valor gracias a su brillo natural, buen cayente, buena absorción de la humedad y tacto seco, suave y agradable. En la actualidad, el mayor productor mundial sigue siendo China, y Japón en segundo término, aunque también se produce en menor cantidad en Francia, Italia, Grecia, Rumanía y España. En America se produce principalmente en Brasil y  Zurich es la principal plaza de contratación.

La Sericultura.

Se conoce como sericultura, a la producción de seda cultivada, que empieza cuando la mariposa deposita los huevos, entre 300 y 600 por mariposa, en unos papeles especialmente preparados. De 10 gr de huevos pueden nacer  al cabo de 7 días 14.000 gusanos que  llegan a  a comer en sus 35 días de vida hasta 400 kg de  hojas de morera, cantidad que produce entre 10 y 14 kg de capullos y apenas 2 kg de seda. Transcurridos 35 días desde el nacimiento, los gusanos adultos empiezan a confeccionar los capullos, segregando la seda por dos glandulas que inciden en un solo agujero situado en la cabeza del gusano. Al emerger de las glandulas, la fibroína está rodeada por sericina. El gusano se transforma en crisálida y ésta en mariposa, la cual segrega un líquido que disuleve la seda y le permite abandonar el capullo.

La hilatura de la seda.

Consiste en la extracción del hilo de seda del capullo mediante un tratamiento en agua a ebullición que reblandece la sericina y mata la larva evitando la metamorfosis de la mariposa. Posteriormente se cepillan  los filamentos para tirar de sus extremos, juntandose los hilos de 3 a 8 capullos en un solo hilo para elaborar una madeja.  De los 4.000 m de hilo que puede contemer un capullo solo se aprovechan entre 300 y 800, el resto se conoce como seda de desperdicio con la que se fabrican hilados. Todo este proceso lo podeis ver en el siguiente  fotomontaje que hemos realizado en exclusiva para este artículo y que hemos amenizado con una magnífica canción de  Crows & Butterflies.

 

 

 

Estructura y propiedades físicas y químicas de la seda

La fibroína está compuesta en casi un 90% por los aminoácidos glicina, alanina, tirosina y serina. Las cadenas de fibroína se alinean paralelamente unas junto a otras con fuertes puentes de hidrógeno, resultando una estructura altamente cristalina. Poseen una sección transversal de forma triangular con vértices redondeados.  El título de los filamentos individuales es de 1,3 dtex, la densidad es de 1,32 gr/cm3,  la tenacidad de 27-54 cN/tex en seco y de 23-45 cN/tex en húmedo. La elongación es del 18-24% en seco y del 25-30% en húmedo. El módulo es de 530-710 cN/tex. Se recupera el 90% después de alargarla un 2% y solo el 30-35% después de una deformación del 10%.

Su resilencia y recuperación de las arrugas se sitúa entre buena y excelente, en función de la temperatura y de la humedad ambientales. Su resistencia a la abrasión es aceptable y el comportamineto al pilling bueno. Conduce mal el calor y apenas es afectada por temperaturas inferiores a 150º (temperatura de planchado). Al contacto con la llama, arde lentamente con olor a pelo quemado y autoextingue la llama cuando se la retira. Su resistividad electrica es moderada y puede producir algún problema de retención de cargas electrstáticas.

Químicamente, se disuelve bien en disolventes con capacidad rompedora de puentes de hidrógeno como soluciones acuosas de cloruro de cálcico, cloruro de zinc o bromuro de litio, ácido fosfórico y solución cuproamoniacal.

Puede lavarse tanto en agua en condiciones no alcalinas como en seco, recomendandose este último para evitar distorsiones o sangrado de tinturas no demasiado sólidas.

Se tiñe con los mismos colorantes que la lana obteniendose tinturas muy sólidas. frente a los ácidos y a los álcalis, su comportamiento se sitúa entre el de la lana y el del algodón. Es facilmente atacada por los álcalis pero menos que la lana. Los ácidos fuertes la hidrolizan en sus aminoácidos componentes. Los ácidos moderadamente concentrados la encogen. Los ácidos diluídos no la atacan en condiciones medias y un tratamiento con ácidos orgánicos comunica a los tejidos de seda el crujiente que le caracteriza.

La seda es atacada por los agentes oxidantes fuertes, sobre todo el hipoclorito, que la amarillea y la disuelve rapidamente. Debe blanquearse con peróxido de hidrógeno y nunca con oxidantes clorados. los productos reductores apenas la atacan. Es resistente a los agentes biológicos ( mohos, insectos) pero amarillea y pierde rápidamente resitencia cuando se la expone a la acción de la luz solar. Cuando se la calienta a más de 175º se descompone rápidamente  por carbonización, sin embargo puede ser expuesta durante tiempos largos a temperaturas de 140º.

La  "Seda salvaje o Schappe."

Si el capullo no se mata a tiempo, la mariposa ya formada en su interior segrega una sustancia que disuelve la seda y taladra el capullo para poder salir al exterior. Esto produce la rotura del filamento de seda dejandolo inservible para su hilado como filamento contínuo. Esto suele producierse en insectos que viven libres en la naturaleza, de ahí el sobrenombre de "seda salvaje".  No obstante la rotura del filamento, este, es de seda identicamente igual que los utilizados en la sericultura, por lo cual, junto con los desperdicios de la hilatura de la seda, borras e hilos sueltos de los recipientes de las devanadoras, y mediante el empleo de máquinas especiales que los deshilachan y proceden a su hilatura, se consiguen hilos de seda de fibra discontínua de un grosor irregular y  mayor que la seda propiamente dicha, conservando caracteristicas similares a la seda pero en menor grado.

Otro tratamiento a que es sometida y que influye notablemente en su calidad y prestaciones, es el aumento de peso (seda cargada) para compensar la pérdida producida en el desgomado. Para que conserve las  mismas propiedades iniciales, este aumento no puede ser mayor del 11%,  pero para reducir su precio, pueden conseguirse aumentos de peso de hasta el 45% sin que la fibra resulte dañada. Esto se consigue sumergiendo la seda en soluciones de sales metálicas en el proceso de tintura. Un exceso de carga ataca las fibras de la seda haciendolas quebradizas y reblandeciendolas. Este proceso se acentúa con el polvo, el sudor etc. en las piezas usadas. Las materias de carga mas usadas son el ácido tánico con sales metálicas. También se emplean sales de estaño como el silicato y el fosfato de estaño. Para recuperar peso y grosor en una seda salvaje que se ha deteriorado en un proceso de lavado podemos emplear el siguiente proceso: damos a la seda un baño de una hora en una solución de cloruro estánnico a 30º de concentración, se lava y baña durante 5 min. en una solución de sosa a 1,5º de concentración terminando con un lavado en agua templada. Con ello obtendremos un aumento del 15% de su peso pudiendo llegar al 50% si repetimos el proceso.

Si bien la seda natural admite perfectamente el lavado acuoso con jabones ligeramente ácidos ph 5, por lo visto anteriormente podemos preveer que la seda salvaje no es tan consistente a los lavados en agua, pudiendo quebrarse y ablandarse, por lo cual el método recomendado de lavado para ésta es el lavado en seco. El problema radica en el momento de la limpieza de prendas de seda salvaje en seco que presenten manchas o suciedad unicamente acuosoluble como por ejemplo los vestidos de novia, en que la única forma de limpiar los bajos arrastrados por el suleo es mediante soluciones acuosas. Para su proceso, procederemos a repasar  solo las partes afectadas (bajos) con una solución acuosa con un jabón neutro, una vez disuelta la suciedad, la aclaramos bien y dejamos secar previamente a su lavado en seco, de esta forma obtendremos excelentes resultados.

 

El planchado de la seda.

Otro de los procesos que suelen presentar dudas ocasionando deterioros en las prendas, es el proceso de planchado. La regla que hay que tener siempre presente, es que atendiendo a la propia estructura cristalina de la fibra, la seda no admite ningún tipo de apresto o almidonado. Se cometen muchos errores cuando al preteder darle cuerpo en el planchado se aprestan los tejidos de seda. El apresto le confiere una rígidez artificial haciendo el tejido rígido y quebradizo, siendo en muchas ocasiones irrecuperable su textura natural.

Como hemos indicado en el presente artículo, la seda tiene un cuerpo y textura propia, y el planchado solo puede efectuarse a vapor para las sedas salvajes, y en húmedo para las sedas naturales. El exponente mas claro es el caso de los valiosos pañuelos de seda natural de Hermes o Loewe, que para conseguir la excelencia en su tratamiento han de lavarse en agua (a mano si es posible) y una vez aclarados y centrifugados proceder inmediatamnete a su planchado (tal como salen de la centrifuga, sin dejarlos secar). El tacto y crujiente que se consigue de esta forma es el exponente máximo que hace lucir a esta fibra.

 

Usos

La seda se emplea principalmente para la confección de tejidos para productos de gran calidad, como blusas, camisas, foulards, corbatas, chales, terciopelos, alfombras, lencería, etc.

 

 

Suscripción al Boletín

Términos y Condiciones

Siguenos en

FacebookTwitterRSS Feed

Colaboradores con T&L

Dristribuidor Indusec S.A.

paginas oferta inwebvca a 89 €

publi-barbour

youclean

limpieza ropa de motorista