Tintoreros Indignados: ¡Basta Ya! ( I )

Desde hace ya más de una década, los profesionales que nos dedicamos a la limpieza en seco, estamos comprobando estoicamente, como,  desde diversas empresas fabricantes y proveedoras del sector,  se vierten informaciones sesgadas y parciales como estratégia comercial, con el objetivo de demonizar y desprestigiar el lavado en seco con el único fin de publicitar, anunciar  y vender sus máquinas y franquicias pseudo-ecológicas.

 

Hasta el momento, tanto profesionales como asociaciones han permanecido al margen de la polémica. Primero  por  la confianza de que dichas campañas fueran remitiendo en el tiempo y  después por no dar alas a sus planes publicitarios.

Pero  desgraciadamente venimos comprobando dia a dia, que esta actitud templada del colectivo, no solo no ha conseguido disuadir a estas empresas de que este no es el camino legítimo para vender sus productos, sino que las ha animado a persistir en su estrategia. "La única forma de aumentar las ventas de mi producto o sistema, es hechar pestes e informaciones parciales sobre el producto o sistema competidor".

Estas prácticas deleznables, son reprobadas e incluso prohibidas en el marco de la competitividad entre empresas.

{rsmembership id="4,5"}

Pero en nuestro sector, la estratégia de dichas empresas, es mucho más sibilina. El argumento de trabajo de tales compañias es tan arduo y retorcido como el siguiente:

{ojaccess guest}"Este es un artículo profesional, para ver el resto del contenido debe iniciar sesión de  usuario registrado" Si aún no lo está, registrese aquí  {/ojaccess} {ojaccess !guest}

1) El sector de la limpieza en seco en todo el mundo, está copado en casi su totalidad, (90%) por instalaciones con máquinas funcionando a percloretileno.

2) La máquina de limpieza en seco, supone la mayor inversión de un establecimiento de tintorería.

3) La vida media de una máquina, puede oscilar de 10 a 15 años.

4) El mercado de fabricantes de máquinas de lavado en seco está saturado, superando la oferta, ampliamente  a la demanda.

5) La única forma de colocar mis máquinas (o sistemas y franquicias)  es obligar a retirar las que están en funcionamiento.

6) Para ello, inicio una campaña (para aumentar artificialmente la demanda) de desprestigio y miedo hacia el sistema mayoritariamente utilizado, para obligarles a adoptar mi máquina o sistema.


Y a fé que lo están consiguiendo. Favorecido  por un sector débil, desunido, con una información sesgada  y  vista la gran confusión que a este respecto reina hoy entre los profesionales del sector.

 Desde esta publicación, vamos a intentar abordar esta situación y aportar una línea de objetividad que permita al profesional entender que es lo que está sucediendo.

El principal argumento esgrimido por dichas empresas, es la toxicidad del disolvente. Y por ello llevan años divulgando una campaña desde internet, en la que se postulan como acerrimos defensolres del medio ambiente, con el único objetivo de colocar en el ojo del huracán al percloretileno ( y por extensión a las tintorerías que lo utilizan).  Con esta estratégia pretenden alarmar y  forzar que gobiernos e instituciones, prohíban o limiten su uso y de esta forma poder vender sus productos o sistemas, erigiendose como  salvadores del medio ambiente.

Cuando nos enfrentamos a argumentos de este tipo, sería conveniente ampliar nuestro punto de mira y entrar seriamente a analizar el tema de la toxicidad de los productos químicos empleados en la limpieza y al alcance  de cualquier persona, sin ningún tipo de limitación.


SOBRE DISOLVENTEES TOXICOS

Es curioso como  las empresas abanderadas de esta cruzada,  GreenEarth y Lagoon-Electrolux, se preocupan única y exclusivamente por el impacto ambiental del percloretileno, y en cambio olvidan los efectos que pueden producir infinidad de disolventes disponibles en cualquier supermercado o droguería y al alcance sin limitación de cualquier persona, incluso un menor de 15 años.

A continuación, vamos a reseñar una seie de productos toxicos, al alcande de cualquiera y vendidos en formato comercial,  de los que tanto GreenEarth como Lagoon, no encuentran reparo alguno en su uso y comercialización.

Amoníaco, Saltfumán (ácido cloridrico), Tricloretileno, Lejía, Aguarrás, Disolvente universal, Acetona, Percloretileno, Benceno, Petroleo, etc.

Todos estos productos, se venden en formatos comerciales de un litro, sin ningún tipo de limitación, y puede comprarlos hasta un niño de 10 años.

Cualquiera de ellos es tóxico, y se emplea en los hogares sin ningún tipo de control, tanto en su uso, como en el recilcado de sus residuos.

Pero aún hay mas. Todos los productos que emplean estas franquicias o sistemas pseudo-ecológicos, resultan que tambíen son tóxicos.

Todos los jabones y tensioactivos de lavado empleado por Lagoon,  son tóxicos y se vierten directamente al alcantarillado, y por supuesto el disolvente empleado por GreenEart (las llamadas siliconas), tambíen son tóxicos (como también lo son los hidrocarburos).

 

Así vemos, como la venta y distribución de productos tóxicos es perfectamente legal. En nuestro quehacer cotidiano podemos encontrar infinidad de elementos tóxicos que se emplean o producen en cualquier actividad humana: disolventes, pinturas, barnices, colas, emisiones de CO2 de los vehiculos a motor, etc, etc, y no por ello  están prohíbidos. ¿Entonces porqué tanta obcecación hacia el Percloretileno?

La única respuesta que encontramos, es que estas empresas no fabrican o producen máquinas que empleen el percloretileno.

Si consiguen limitar su uso, evidentemente venderán más máqunas.

Como vemos, detrás de ello hay una simple estrategia y guerra comercial.

Pero donde se han pasado de la ralla, es cuando esa guerra comercial, pone en  tela de juicio el buen hacer de un colectivo y de un sistema completamente regulado y testado desde hace mñas de 50 años.

Con la incorporación de máquinas de la 5ª generación, el consumo de percloretileno en las tintorerías se ha reducido en un  80% en los últimos 20 años. Además, este consumo de las tintorerías, no representa siquiera un 10% del percloretileno que utiliza en su conjunto la industria. La incorporación de filtros de carbón activo, ha reducido las emisiones a límites totalmente inocuos para las personas. Y el control y reciclado de los residuos convierten al percloretileno, en uno de los sistemas más seguros y con emisiones y residuos más controlado.

Entonces, ¿porqué insisten en su estrategía de desprestigio de las tintorerías que lo emplean?

Como apuntabamos antes, la única respuesta que encontramos es la de una sucia guerra comercial,  y máxime cuando comprobamos, que algunos de los altos cargos de estas empresas, han estado vinculados (y han sido usuarios y defensores) de empresas fabricantes de máquinas de percloretileno.

 

Pensamos que estas empresas deberían sopesar y reconducir sus estrategías publicitarias. Están haciendo un gran daño al sector, y el profesional debería tener en cuenta estas posiciones en el momento de renovar sus instalaciones.

 

El tintorero, no es el responsable  de tal situación. El profesional de la tintorería solo emplea aquellos sistemas totalmente legales que están disponibles a su alcance. Cuando se prohibió el uso de los fluorocarbonos, los tintoreros dejaron de utilizarlo. Es competencia de las autoridades, decidir que elementos químicos son aptos para su empleo tanto en la industría como en los hogares. Y entretanto, el percloretileno es un elemento completamente legal y seguro.

Por todo ello, señores que orquestan estas campañas,  ¡ BASTA YA !

En la segunda parte del artículo, entraremos a analizar en detalle el estado actual y los últimos avances y analíticas sobre los disolventes actualmente disponibles.

{else} LEER ARTICULO COMPLETO {/rsmembership}