BARBOUR

Diversifica con éxito: convierte tu tintoreria en un buen negocio.

Pintan bastos para la tintorería,  locales infrautilizados, personal desocupado, máquinas paradas, precios por los suelos.

Para muchos un panorama desalentador, fruto de la actual situación de crisis  económica y descenso del consumo. Pero lo que puede ser más preocupante, es que  también esta situación esté  inducida por las modas o por un cambio de costumbres en los consumidores, con lo cual  en vez de ser transitoria  y girar al compas de los ritmos económicos, se convierta en coyuntural y no vuelva a reconducirse,  al menos en la medida que despegue la economía al final de la crisis.

Ante esta situción, históricamente, los empresarios de tintorería han respondido con la socorrida medida de bajar los precios del servicio, en la creencia (amparada por la ley de la oferta y la demanda) que a un menor precio, más gente estaría dispuesta a llevar las prendas a la tintorería, o simplemente en arrebatar cuota de mercado a sus competidores (tema ampliamente analizado en esta web, y que no recomendamos en absoluto). Otra cuestión sería analizar si la estrategia del empresario le ha permitido  alcanzar el volumen de producción adecuado que contrareste la disminución del precio.

Claro que estas estas suposiciones, siempre estarán  sustentadas en que realmente exista una demanda, o mejor dicho, una fuerte demanda de nuestros servicios. Aquí es donde podemos hacer cábalas  acerca de si el estancamiento de la demanda de nuestro servicio en la actualidad, responde a criteriors ciclicos,  coyunturales o a ambos.

No es el tema del presente artículo responder a esta pregunata, solo apuntar que si Ud. piensa que  la contracción de la demanda de los servicios de su tintorería se debe a un componente cíclico, la mejor receta que podemos darle es que se prepare, se forme, optimice su instalación, y espere al cambio de cilco económico.

 

En cambio, si Ud. ha llegado a la conclusión de que dicha contacción de la demanda le afecta a su tintorería por causas estructurales o coyunturales, (entre las cuales además de las modas o costumbres tendríamos que tener en cuenta incluso la idoneidad de la propia instalación y de su ubicación) entonces entenderá que su demanda potencial ha tocado techo, no quedandole más remedio (en el caso de querer continuar su vida empresarial en la misma instalación) que ser imaginativo y encontrar formulas que le aporten un plus de negocio.  Sin pretenderlo, Ud. habrá llegado a la conclusión de que su línea de negocio, se ha de  Diversificar.

 

La Diversificación, la entenderemos como todas aquellas medidas que teniendo en cuenta los factores productivos disponibles (vease, locales, personal, maquinaria, infrestructuras, medios de transporte, permisos, Know how etc) nos permitan ampliar y emprender en  nuestra tintorería, líneas de negocio distintas o afines a la principal aprovechando las sinergias que nos propicia la ubicación, la afinidad de los potenciales clientes, o incluso el propio fondo de comercio.

 

En este sentido, Diversificación se contrapone a Especialización,  entendiendo esta última, como aquella estrategía tendente a concentrar todo el potencial productivo en una única y concreta línea de negocio, que le permita alcanzar una gran competitividad y por ende una mayor producción.

 

OBJETIVO DE LA DIVERSIFICACIÓN  Y CUANDO HACERLO

Pero todo esto que hemos apuntado previamente, no tiene sentido si no tiene un objetivo claro, y este no se aplica en el momento oportuno y adecuado, además se deberá contar y proverer de los recursos necesarios (inversiones) con los que acometer los cambios.

El principal objetivo de una política de Diversificación, es  conseguir un aumento de los margenes de la empresa, o mantenerlos cuando constatamos que los rendimientos de la actividad principal decrecen por causas coyunturales.

Será necesaria  y recomendable acometer una diversificación de actividad cuando:

  1. Cuando se detecte un continuado descenso de la actividad principal tanto en volumen como en el tiempo.
  2. Cuando la empresa disponga de infraestructura física suficiente para acogerla (espacio disponible)
  3. Cuando podamos aprovechar recursos productivos excedentes (personal desocupado)
  4. Cuando dispongamos de un fondo de comercio real,  receptivo a la nueva oferta, y ésta no esté cubierta por comercios próximos.
  5. Cuando los nuevos servicios y productos ofertados sean compatibles  con el desarrollo de la actividad principal.

 

En la tintorería, podemos diferenciar dos líneas divergentes de Diversificación: una orientada a productos o servicios afines a la actividad, Diversificación Interna,   y la segunda que incorpora nuevos servicios o sectores de negocio externos, complementarios y  totalmente diferenciados de la actividad principal, Diversificación Externa.

 

PRINCIPALES LÍNEAS DE  DIVERSIFICACIÓN INTERNA

A continuación señalaremos algunas de las principales variantes de una Diversificación Interna. Estas actividades, tienen necesariamente una afinidad con la actividad de tintorería, sin entrar en la especialización. Para ellas no será necesaría el alta de de una nueva actividad económica (IAE) conservando el mismo régimen fiscal que tenga la empresa  y alguna de ellas puede requerír de inversiones complementarias para desarrollarla:

  • Implantación de un Servicio a Domicilio normalizado.
  • Servicio "Plancha Hogar"  de planchadora  a  domicilio.
  • Servicio de Guarda de ropa de Temporada.
  • Servicio de Montaje y desmontaje de cortinas a domicilio.
  • Limpieza de sofás y tapicerias a domicilio.
  • Implantación de un sistema de lavandería de autoservicio.

 

PRINCIPALES LÍNEAS DE DIVERSIFICACIÓN EXTERNA

En cuanto a la diversificación externa, acometeremos líneas de negocio que no tienen nada que ver con la tintorería, pero que aprovechan  la ventaja de un punto de venta consolidado y conocido por nuestros clientes, ofreciendoles una facilidad de uso. Estas actividades, en caso de sobrepasar un volumen del 20% de  la facturación total del negocio, precisarán de una nueva alta de IAE, y pudieran implicar un cambio de régimen fiscal. Para pequeños volumenes, no será necesarios tales requisitos. Entre las actividades más propensas a implementar en una tintorería, podemos destacar las siguientes:

  • Servicio de costura y arreglos de prendas de vestir.
  • Venta de productos y complementos de limpieza profesionales.
  • Venta de una línea de cosmética personal (jabones aromáticos)
  • Duplicado de llaves.
  • Venta de lencería femenina básica.
  • Venta de otros complementos y productos de compra por impulso.

 

Las caracteristicas y forma de implantar cada uno de estos servicios, por su extensión,  la desarrollaremos en el próximo artículo.