BARBOUR

El mantenimiento en la Tintorería

Se dice que:”La mejor forma de limpiar es: No ensuciar.”   “La mejor forma de ordenar es: No desordenar.” y también  la mejor forma de que nuestras maquinas funcionen es un buen mantenimiento. Curiosamente, dedicamos un tiempo a la limpieza y a ordenar, aveces hasta pagamos a un servicio exterior de limpieza pero rara vez he visto a un tintorero/a dedicar tiempo para revisar  una maquina que funciona. Lo normal, es avisar al servicio técnico con urgencia para que venga ha hacer una reparación que en muchos casos tiene costes imprevistos. Las maquinas como las personas, cuando se rompen ya es tarde, normalmente la avería avisa con tiempo, pero hay que saber escuchar y al igual que nos hacemos una revisión, debemos de recurrir  a nuestro servicio técnico de confianza para un programa de mantenimiento adecuado a nuestras necesidades.

 

Con referencia a lo económico podemos afirmar que: Es mejor pagar un mantenimiento, que es un coste fijo y conocido, que  jugar a la ruleta o mas bien a la ruleta rusa.

Por defecto solo vemos costes en aquellas facturas que pagamos, pero no nos damos cuenta de que mensualmente se nos  van miles de pesetas por el desagüe en el caso del recibo del agua o kilovatios que no llegan a transformarse en calorías en el caso del recibo eléctrico. La finalidad de un buen mantenimiento no es solo la de limpiar y engrasar las maquinas, sino que hay que prever averías y controlar los consumos. En tal caso puedo garantizar que el mantenimiento es rentable y  beneficioso.

 

El Compresor

Hay un elemento conocido por todos y al que se le suele prestar muy poca o más bien ninguna  atención, me refiero al aire comprimido. Un elevado porcentaje de tintorerías, tienen un pequeño compresor para dar aire  a la maquina de seco, la desmanchadora, en algunos casos a los maniquíes, mesa de planchar y embolsadora. El compresor tiene dos puntos muy importantes que revisar periódicamente, y con ello nos aseguramos una larga vida del mismo y una calidad de aire.
  1º- El nivel de aceite. Debe de verificarse mensualmente y por su color y viscosidad determinar cuando necesita cambiarse. Cuidado cuando tiene un aspecto lechoso pues requiere una reparación inmediata.
  2º- La purga del deposito de aire. Todo compresor con un depósito tiene en su base un grifo o válvula que debe de abrirse, para expulsar el agua que se ha ido condensando en su interior. Esta operación debe de realizarse semanalmente.Además suele existir un filtro de entrada de aire que debiera de limpiarse cada seis meses.La calidad del aire es muy importante pues de ello dependerá el buen funcionamiento de los distintos circuitos neumáticos.

Para asegurarse de que el aire tiene las condiciones necesarias, los fabricantes de maquinaria  suelen instalar: Un elemento separador, un elemento reductor con manómetro y un elemento lubricador. El elemento o vaso separador tiene la función de filtrar las impurezas sólidas y el agua que hay en el aire comprimido. Actualmente estos elementos tienen la descarga, del agua, automática cuando se quedan sin presión. El elemento reductor, situado a continuación del separador, sirve para regular y reducir la presión (si fuera necesario), según lo requiera la maquina. Suelen llevar un manómetro incorporado.  

El elemento lubricador, tiene la función de lubricar el aire, para que al pasar por las electroválvulas, los distribuidores, y los distintos pistones de las válvulas, vaya engrasando las juntas toricas y distintas gomas que encuentra a su paso. Por lo tanto hay que verificar que haya un consumo de lubricante, de no ser así, debemos llamar al servicio técnico
En una instalación de aire comprimido, hay que verificar bien si hay fugas o pérdidas de aire, pues aparte del molesto ruido, del compresor, hay un consumo eléctrico innecesario.