BARBOUR

Prendas enceradas Fred Perry

Presentamos en esta ficha otra de las marcas que se ha subido al carro de las prendas técnicas, enceradas o semi enceradas. Concretamente una cazadora de la prestigiosa marca inglesa Fred Perry. Si bien no es tradicional de la marca este tipo de acabado, parece que sigue la tendencia de la moda de  marcas deportivas como Belstaff.  La prenda en cuestión, tiene unos acabados de gran calidad, tanto en su diseño, componentes y confección, por lo que su precio es elevado en relación a prendas similares.

 En un primer contacto la prenda da una sensación de engomada con un tacto muy seco pero gomoso, lo que rápidamente centra nuestra atención.  La primera impresión es que tenga un acabado de poliuretano o Gore-Tex, por lo que procedemos a poner todas las precauciones.

Para ello, procedemos a examinar la completa etiqueta de composición que consta de 3 hojas.

Para nuestra sorpresa, enseguida advertimos que se trata de una prenda encerada. En la etiqueta en varios idiomas podemos leer textualmente "Algodón de la cera".

A decir verdad,  nos falló la intuición ya que por  por su tacto seco y lúcido no pensamos que pudiera ser encerada.

El vistoso forro esta compuesto por un 80% de algodón y un 20% de poliester, por lo que no representa problemas de tratamiento.

Procedemos con la inspección de la etiqueta, y nos centarmos en las recomendaciones de limpieza, en la que obsevamos que todos los simbolos de tratamiento estan tachados.

 

Debajo de los mismos y en varios idiomas entre ellos el español, reza textualmente:

 

"No usar lejía. No planchar. No usar secadora. No se lave con la agua del jabón, detergente o caliente. No seque limpio. No cuelgue la ropa en los radiadores o la exposición a la llama desnuda para secarse. Haga la esponja abajo de la tela externa con la agua fría cuando esta manchado y cepillo con un cepillo de cerda suave. Cuelgue la ropa en un lugar seco, aire para secar natural."

 

Esta claro que en un principio asusta y puede hacer desistir al mas pintado de atreverse con ella.

Todo prohibido y lavela con una esponja. Esto es lo que intentan algunos de su propietarios, como el de la presente pieza, que nos la trajo mojada después de meterla en la lavadora y sacarla como un  "churro".

Tenemos que advertir que el tacto seco de esta prenda es muy difícil de conseguir (por no decir imposible) con una acabado de encerado normal como aplicariamos a un Barbour.  Desconocemos la técnica aplicada para conseguirlo, pero nos da la impresión que el encerado se le confiere directamente al hilo antes de tejer, o se le aplica a al tejido mediante un proceso industrial antes de confeccionar.  Por ello este acabado no es posible conseguirlo manualmente con las técnicas y productos de que disponemos.

 El único camino que nos queda para tratar dichas prendas es aquel que evite el deterioro de la cera. Por ello el más adecuado es el que indicamos para el tratamiento de prendas Belstaff en el articulo  "Limpieza de chaquetones semiencerados Belstaff"

Si la prenda estuviera poco sucia, si que sería suficiente con un lavado superficial con una esponja y un poco de jabón neutro. Pero normalmente los clientes no nos traen estas prendas así.  La suciedad interna, la grasa del cuello  y el olor al sudor por su uso no los eliminaremos con una limpieza externa.

Para conseguirlo será preciso un proceso de lavado, un posterior secado delicado para desarrugar  y un planchado mecanizado final mediante el empleo de un maniqui o robot de americanas.

Si lo haceis con cuidado os quedaran bien y podreis valorar adecuadamente vuestro trabajo de especialistas, con un importe que para esta prenda tendría que oscilar entre 18 y 25€  según la zona del establecimiento.

 (las fotos,  muestran  la prenda tal como la recibimos, sin haber realizado ningún tratamiento en ella, como el procedimiento de lavado es idéntico al empleado en las Belstaff, no hemos incluido su desarrollo en el presente artículo)