BARBOUR

Lavadora Antigua

En muchas ocasiones, por la forma en que se van absorviendo palabras, conceptos y demas, no nos fijamos en el origen de las palabras. Lavadora antigua era la señora que se iba con su tabla de lavar al ladito del río y con jabón de mano restregaba la ropita, y de paso sudaba la gota gorda

 

Y si no que se lo pregunten a nuestras abuelas o bisabuelas. Y muchos recordarán los lavaderos del pueblo y las conversaciones que allí tenían lugar a cuenta de la lavadura…

Luego ya cambiaron las cosas, y empezaron las maquinitas de la ropita sucia a usarse para mayor descanso de eso que se ha dado en llamar “las amas de casa”; por cierto, que los “amos de casa” eso de ir al río con el capazo, mayormente como que no. Y me temo que muchos-no todos, no se enfaden- ni poner la lavadora, aunque no sea antigua…
Miren esta fotito tan mona que les he puesto al lado, es una lavadora secadora de los años treinta, y en el folletito informativo se dice de ella: “Impresionante lavadora secadora de los años 30. Para su funcionamiento se le coloca una polea y un motor que hace girar unas aspas que hay en el interior de la cuba en la que va la ropa y que son las que hacen el lavado. Para secar tiene dos rodillos que al introducir la ropa entre ellos, y girar una palanca, el agua se iba escurriendo y la ropa salía prácticamente sin agua y como papel de fumar. Está hecha en su totalidad de madera y hierro”

En la web educar nos dicen que” Las primeras lavadoras eléctricas, en las que un motor hacía girar el bombo, aparecieron en Gran Bretaña y los Estados Unidos hacia 1915. Durante varios años, el motor no estuvo bien protegido bajo la máquina, y el agua penetraba a menudo en él causando cortocircuitos, incendios y calambres.Anunciadas como “automáticas”, las primeras lavadoras no tenían nada de tales. Muchas se llenaban manualmente con cubos de agua y eran también vaciadas a mano. Las ropas se secaban chorreando, y el “ciclo” de lavado continuaba hasta que se desenchufaba la máquina. Hasta 1939 no aparecieron lavadoras verdaderamente automáticas, con mandos de tiempo, ciclos variables y niveles de agua prefijados. La liberación de una de las más antiguas tareas del hogar llegó tarde en la historia.” Y nos añaden que la referencia está tomada de un escritor al que yo no he leído en mi vida que se llama Charles Panati.


Articulo tomado de la Bitacora de Alena Collar