BARBOUR

Limpieza fácil (y económica) de vestidos difíciles

Los vestidos de fiesta por sus caracteristicas y especiales materiales de confección, son una de las prendas que mayores quebraderos de cabeza dan a los tintoreros. Muchos de ellos estan confeccionados con tejidos especiales muy delicados como pueden ser las sedas, rayones, viscosas, tafetanes, organzas, muselinas, plumetis, chantillis, alainçon etc., y además llevan incorporados todo tipo de puntillas, adornos, y fantasias de los materiales más diversos, desde perlitas y pedrerias hasta metales, cristales plásticos etc, que les dan un toque exclusivo y distinguido. Precisamente es por ello por lo que sus propietarias los compran y los tienen entre sus prendas más preciadas.

 

Aparte de esta complejidad técnica el profesional se encuentra con otros dos factores que dificultan aún más si cabe si labor:

  1. En muchas ocasiones presentan una suciedad extrema, producida por el uso lúdico al que están sometidos, fiestas etc. Generalmente son vestidos largos que llegan hasta el suelo, por lo que literalmente van "fregando" el pavimento. Si además el suelo está mojado, o su portadora se descalzan por el dolor de los altos tacones que llevan, nos podemos imaginar como quedan. Aparte de las manchas de comida y bebidas alcohólicas y azucaradas que van acumulando al cabo de una noche de baile y discoteca. Y todo esto encima de unos tejidos y fibras muy delicados.
  2. En segundo lugar, hay que tener en cuenta el alto coste de compra que algunos de ellos pueden tener. Los modelos de fiesta de grandes marcas, o exclusivos suelen tener precios carisimos, por lo que el riesgo que asume el tintorero al manipularlos,  muchas veces no está compensado con el precio cobrado.

 

Por todo ello adquiere especial importancia el proceso de limpieza que empleemos, tanto por la seguridad de tratamiento para  que no se deteriore la prenda, como por la eficacia y excelencia de la limpieza que será a fin de cuentas lo que nos permitirá especializarnos y acreditarnos como profesionales y poder cobrar adecuadamente nuestro trabajo.

Pues bien en este artículo os vamos a mostrar en un video de 25 minutos como vamos a afrontar el lavado de un buen numero de vestidos raros y delicados de una forma fácil, segura y económica.

 

Muy Importante: Las indicaciones, métodos,  sistemas y productos que se muestran o recomiendan en el reportaje se proporcionan únicamente  a titulo meramente demostrativo, enunciativo o  informativo, y no suponen  ningún tipo de compromiso o garantía de tratamiento. Cada profesional deberá atender a su buen criterio el empleo de las mismas.

 

Para la limpieza de estos vestidos delicados disponemos fundamentalmente de tres métodos o sistemas, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Veámos cuales son:

 

1) Lavado en seco

mediante el empleo de disolventes suaves como el hidrocarburo o la silicona.

Ventajas:

  • No infla las fibras y poco riesgo de encogimientos. 
  • Respeta la gran mayoría de adornos y plásticos.
  • Eficaz con determinados tipos de manchas.
  • No cambia la textura del tejido, lo que facilita el planchado.

Desventajas:

  • Excesiva acción mecánica del proceso, lo que puede deteriorar los tejidos más delicados.
  • Algunos componentes sintéticos de los adornos, pueden ser afectados.
  • Posibilidad de sangrados de los tintes, lo cual nos condiciona ha efectuar diversas máquinadas clasificadas por familias de colores.
  • Tiempo de operación excesivamente largo.
  • Proceso de desmanchado complejo y arriesgado
  •         Altos costes de operación, electricidad, disolventes, jabones, desmanchantes, agua, etc

 

 

Ventajas:

  • Muy respetuoso con los tejidos delicados.
  • Poca acción mecánica.
  •        Todo el proceso se realiza a baja tempereatura.
  • Disuelve muy bien las manchas acuosolubles.
  • No afecta en absoluto a los adornos y materiales sintéticos.
  • Respeta los colores.
  • Tiempo de operación más corto que el lavado en seco.
  • La calidad de la limpieza es muy buena.

 

Desventajas:

  • El  desmanchado y manipulación previa de la prenda ha de ser realizado por un experto.
  • Los colores de las sedas pueden desteñir en el baño, lo que obliga a efectuar maquinadas por colores.
  • Tiempo de operación largo, pero más corto que el lavado en seco.
  • Los productos y jabones a emplear son caros.
  • La textura de acbado de las prendas alarga el proceso de planchado.
  • Se pueden producir enganchones en sedas o gasas muy finas en presencia de elementos metálicos.
  • Hay que saber discriminar los tejidos que pueden ser afectados por el agua.

 

 

Ventajas:

  • Mínima acción mecánica, con lo que evitamos los riesgos que ella conlleva.
  • Máximo respeto en los tejidos más delicados.
  • Disuelve muy bien las manchas acuosolubles.
  • No afecta en absoluto a los adornos y materiales sintéticos.
  • Todo el proceso se realiza a baja temperatura.
  • Al trabajar por familias de colores se evita  de riesgo de teñido por sangrado de los tintes.
  • Máxima calidad de la limpieza.
  • La única acción mecánica en máquina puede reducirse a un centrifugado.
  • Es el proceso de lavado más rápido de los tres descritos.
  • Es con diferencian el proceso más económico tanto energéticamente como en producto químico.

 

Desventajas:

  • El  desmanchado y manipulación previa de la prenda ha de ser realizado por un experto.
  • La textura de acbado de las prendas alarga el proceso de planchado.
  • El tiempo de operación manual es más largo e intensivo.
  • Hay que saber discriminar los tejidos que pueden ser afectados por el agua.

 

Una vez vistos los tres métodos creo que muchos de vosotros ya habreis adivinado cual es el método elegido y que os presentamos en el siguiente video.

 

 

Si tienes alguna duda o deseas dejar tu opinión, puedes hacerlo a continuación en Comentarios.