Cerco a las Manchas Amarillas

manchas amarillas

Las manchas amarillas siempre han sido un quebradero de cabeza para los tintoreros. Por la experiencia, son las más difíciles de eliminar, principalmente por sus diversos origenes y por su parecido aspecto visual. Una correcta identificación de la sustancia que las genera es fundamental para un acertado tratamiento. Con un poco de atención y práctica podemos conseguir un elevado porcentaje de éxito, límitado exclusivamente por el soporte donse se encuentren.  Hoy en día su tratamiento es fácil siempre que conozcamos su origen.

Por ello vamos a centrarnos en el mismo para establecer una clasificación que nos facilite el trabajo. En base a esto, estableceremos tres tipos de manchas amarillas:

1) Manchas de Origen Microbiano: Son las típicas manchas producidas por el paso del tiempo cuando se guardan durante largos años la ropa de cama en armarios o cajones. Son producidas por la acción de microbios, bacterias y hongos que favorecidos por la húmedad ambiental proliferan en un ecosistema en que se alimentan de las fibras naturales, algodón, hilo o lino. Su aspecto es característico, formandose grandes zonas  difuminadas de un color que va desde al amarillo hacia el marrón.  Su aspecto es parecido a una pintura al acuarela. Pueden traspasar y repetirse en varias capas dobladas de la pieza y pueden estar delimitadas casi en línea recta en los dobleces de las sabanas en las zonas ventiladas o con luz.. Su eliminación es secilla, y requiere de un lavado en agua al menos a 60º con un buen detergente y con la adicción de hipoclorito sódico (lejía).  Con este tratamiento desaparecen totalmente. Este tratamiento no se puede aplicar a tejidos de seda, lana o fibras celulósicas ya que quedarían amarilleados y deteriorados.

{rsmembership id="4,5"}

2) Manchas de Origen Biológico: Son las manchas producidas por secreciones humanas o animales, generalmente sudor,  orina y grasas de la piel. Son las manchas que podemos encontrar frecuentemente en interiores de colchas, rellenos de edredón, cabezales y fundas de almohada o en zonas de sudoración (axilas). o que estén en contacto con el cuerpo. Su aspecto  amarillento, siempre presenta grandes zonas redondeadas  mas claras en su interior y con los bordes claramentes delimitados formando cercos como dibujados, que son producidos al evaporarse la parte líquida de la sudoración permaneciendo en el tejido las sales que contenía. Su eliminación se consigue mediante el empleo de peróxido (agua oxigenada), tratando o pulverizando toda la zona afectada y dejandola reposar durante al menos una hora. Posteriormente procederemos a un lavado a 40º con un detergente que contenga oxigeno activo. Con este sistema, podemos tratar todo tipo de fibras naturales vegetales y en disolución rebajada también podemos tratar las sedas y lanas de colores claros.
3) Manchas de Origen Graso: Son las manchas amarillas producto de la oxidación (enranciamiento) del aceite y grasas no eliminadas en un lavado anterior. El aceite no eliminado, inicialmente es transparente, no detectandose visualmente, pero al cabo de aproximadamente 6 meses, se oxida y coge un intenso  y uniforme color amarillo canario caracteristico, delimitado unicamente a la zona impregnada por el aceite. Su eliminación por simple lavado es imposible, y no reaccionan ni con hipoclorito ni con peróxido. Su eliminación se produce por saponificación, convirtiendolas en jabón. Para ello tendremos que tratar mancha por mancha con una disolución de sosa caustica diluida. Dicha sosa, al contacto con la grasa se convierte en jabón que será eliminado facilmente en un proceso de lavado a 60º con la adicción de oxigeno o cloro. El tiempo de ablandamiento con la sosa no puede ser inferior a una hora, precisandose de hasta dos horas para manchas muy incrustadas. Este tratamiento está totalmente contraindicado si se trata de sedas, lanas o viscosas las fibras en el que hay que aplicarlo. La forma de aplicación la podeís observar en el siguiente video.

 

{else} LEER ARTICULO COMPLETO {/rsmembership}