En busca del disolvente perfecto. 2ª parte

El Protocolo de Montreal y la nueva sensibilización medioambiental
Pero pronto sucedería un acontecimiento inesperado que pondría fín a su corta pero éxitosa vida.  La entrada en vigor del Protocolo de Montreal el 1 de Enero de 1989 promueve la prohibición del uso de las sustancias que destruyen la capa de ozono de la atmosfera.  El Valclene al ser un freón 113 se ve afectado por la prohibición y su fabricación tiene los días contados, obligando a las empresas que se habían decantado recientemente por el disolvente a cambiar de maquinaria.

Este hecho, unido al coste del equipo de limpieza en seco, provoca un recelo entre los tintoreros hacia las nuevas reglamentaciones que aún perdura hasta hoy. Pero las consecuencias del protocolo de Montreal van más allá de la prohibición del Valclene.

LEER ARTICULO COMPLETO