Optimización y mantenimineto de la calidad del lavado en seco ( I )

En la actualidad, la industria y la tecnología nos proporcionan dos técnicas o sistemas de lavado que unos consideran  como antagónicas, mientras que otros las tildan de complementarias.  Las conocemos como lavado en agua y lavado en seco. La principal diferencia entre ambas, estriba en que en el primero, el solvente de disolución  empleado es el agua, mientras que en el lavado en seco el solvente utilizado es un disolvente químico. 

Si analizamos como se desarrolla el proceso de lavado con cada uno de ellos, empezaremos a encontrar diferencias significativas. Mientras que en el lavado en agua la solución sucia obtenida del proceso de lavado se vierte  al alcantarillado y siempre se suministra agua limpia directamente de la red, en el lavado en seco, y debido al alto coste de los disolventes empleados, el baño de lavado sucio, no se expulsa, sino que se recicla internamente en la máquina mediante el empleo de diferentes métodos como pueden ser la filtración o la destilación. A parte de esto, podemos encontrar otra diferencia básica entre ambos en la temperatura del baño de  lavado, ya que el  lavado en seco se realiza generalmente a temperatura ambiente o fría en contraposición al lavado en agua en que se pueden emplear altas temperaturas de lavado.

Visto esto, nos encontramos en que los factores que determinan la eficiencia y calidad del lavado en seco podemos agruparlos en tres grupos. El factor químico, el factor mecánico y el proceso empleado. La optimización  de todos y cada una de estos tres factores, será la que nos permitirá obtener el máximo nivel de  lavado y limpieza de los textiles tratados.

Con este, iniciamos el primero de los tres artículos en los que analizaremos en profundidad cada uno de estos tres factores.

1º)  Optimización química del disolvente de lavado.

Es evidente que la mayor limpieza siempre la obtendremos mediante el empleo del disolvente en su estado más puro. El hecho de que en el sistema de lavado en seco el disolvente se recicle internamente y no se deseche, es el principal factor que acelera su deterioro y contaminación.

La adición al baño de lavado de diferentes agentes  como jabones reforzantes, quitamanchas y la incorporación al disolvente de diferentes compuestos, aceites y grasas presentes en las prendas y que se disuelven en él, hace que sus propiedades químicas  vayan cambiando y mermen en sucesivos ciclos de uso. Por ello y para mantener sus prestaciones, será necesario regenerarlo.

Y  en este proceso de regeneración es donde encontraremos la primera gran diferenciación.

Regeneración por Filtración, o regeneración por Destilación

  Cada uno de estos métodos ofrece diferentes grados de purificación del disolvente. La destilación es siempre más eficaz, pero atendiendo a su alto coste energético, se están imponiendo los equipos en que la filtración es el único sistema de regeneración.

Poco tienen que ver ambos procesos con el disolvente empleado. Más bien los motivos que inducen al empleo de uno u otro, obedecen a criterios económicos o de seguridad.

En la actualidad para el lavado en seco la industría suministra  varios  disolventes. Los principales son el Percloretileno, los Hidrocarburos, las Siliconas, el K4 y los compuestos de Eteres de Glicol.

El estudio que ocupa el presente artículo no pretende comparar  el grado de idoneidad o efectividad de un disolvente respecto  a  sus alternativos.

El motivo de nuestro análisis se centra en el estudio de los factores que ensucian, contaminan y degradan un disolvente en particular, y en que métodos emplearemos para devolverle su máxima pureza y prestaciones de lavado.

Hay que remarcar que si bien todos los disolventes anteriormente citados pueden destilarse, en la práctica y en vistas a una facilidad de uso y un ahorro de costes, (tanto en la fabricación de la máquina como en el coste de cada operación de lavado), en  algunos de ellos se ha impuesto la filtración como único método de regeneración.

 

Sistemas con Destilación.

El procedimiento de destilación es aplicado  principalmente al Percloretileno y al disolvente K4 de Kreussler.

No es que el resto de disolventes no puedan destilarse (de hecho Ud. puede adquirir máquinas con destilador para hidrocarburos y siliconas), sino que por sus especiales caracteristicas (inflamabilidad etc) requieren por seguridad de unos destiladores especiales que trabajan al vacio, lo cual además de aumentar el coste de la máquina ha limitado su empleo.

Tanto el percloretileno como el K4  tienen un comportamiento parecido, por lo cual estudiaremos el percloretileno por ser el disolvente más probado, conocido y utilizado en el mundo.

LEER ARTICULO COMPLETO

 

 Solo siguiendo  estricta y escrupulosamente los parámetros y prácticas que hemos detallado, lograremos mantener el disolvente de lavado en optimas condiciones y conseguir así la máxima calidad de lavado.

 ¿ Quieres opinar sobre este artículo?  Puedes dejar un comentario a continuación.

 

 

Comentarios   

#1 Conchi 17-01-2018 12:55
El lavado en seco es uno de los más demandados en tintorería. Lo mejor es conocer cómo utilizar las máquinas y no caer en errores. Un saludo.
tintoreria conchi
Citar