Teletrabajo y Tintorería

 
El teletrabajo ha sido una especie de salvavidas para la economía durante el confinamiento. Esta modalidad ha dado sus frutos como medida para disminuir el riesgo de contagios, y continuar desarrollando la actividad. No obstante, lo que para algunos supone una solución a su trabajo, para otros puede suponer el fin de su negocio. El teletrabajo puede acabar con muchas tintorerías. 
Las tintorerías no son las únicas que luchan durante la pandemia. Pero mientras que las aerolíneas y los restaurantes eventualmente se recuperarán a medida que las vacunas alivien las preocupaciones de los viajeros y los comensales, las tintorerías enfrentan un cambio más fundamental: 
"el teletrabajo ha llegado para quedarse, especialmente en los empleos administrativos"
Por supuesto que las empresas tienen derecho a teletrabajar, pero también hay que tener en cuenta que esas decisiones afectan directamente, y de forma muy dura en muchos sectores. Estaría bien que se nos apoyara en esta transformación que está sufriendo el mercado laboral.
Una economía post-Covid en la que más personas trabajan con pantalones deportivos en lugar de pantalones de vestir recién planchados sera devastador para muchas tintorerias que dependen de profesiones como vendedores, agentes inmobiliarios, banqueros, etc.
Carteles con 'Se alquila', " Se vende" o "Se traspasa" con escaparates cerrados se han convertido en algo común mientras las pequeñas empresas luchan por sobrevivir a la pandemia. Uno de cada seis ya ha cerrado o quebrado, y muchos más no sobrevivirán sin ayudas directas desde la administracion.
Con un préstamo ICO y aplazamientos en el alquiler se va malviviendo. Muchas Tintoreria estan facturando 50€ por día. Este invierno esta siendo muy duro y es preocupante que cada vez mas personas se acostumbren a teletrabajar desde casa.
La nueva economía del trabajo desde casa puede que dure más que el coronavirus que la generó. Se prevé que la proporción de días laborales pasados ​​en casa aumente a un 25% desde el 5% anterior a la pandemia.
Si bien la difícil situación de los propietarios de bares esta actualmente en el centro de atención, las tintorerías estan igual o peor.  Incluso antes de la pandemia, la tintoreria, ya estaba luchando con una importante bajada de la demanda de servicios debido al creciente uso de vestimenta informal.
Para sobrevivir, muchas tintorerías han tomado el camino de la diversificacion ofreciendo servicios de recogida y entrega, compostura o de lavado y plegado. Esperemos que sea suficiente.

barbour belstaff