El mantenimiento de la máquina de limpieza en seco

Aunque las tintorerías seamos las grandes olvidadas de esta crisis, los profesionales no debemos olvidar la importancia del mantenimiento de nuestras máquinas.

El mantenimiento es una tarea fundamental para la productividad de nuestras instalaciones, porque además de ahorrarnos mucho dinero en futuras averías, nos permite obtener la máxima calidad en los procesos de lavado.

En otros años, a estas alturas ya lo tendría todo listo, pero este 2021, desafortunadamente no hay prisa.

En lo que concierne a mi querida máquina de lavado en seco, su limpieza y mantenimiento lo centro en cuatro apartados muchas veces abandonados por muchos profesionales. Estos elementos son el tambor de la máquina, los depósitos de disolvente, el destilador y el separador y decantador.

Ya se que da mucha pereza y también supone un esfuerzo y un trabajo extra estas tareas, pero el beneficio que aportan a la calidad del trabajo a lo largo de todo el año, me anima a ponerme manos a la obra.

 

Mantenimiento del tambor de la máquina de limpieza en seco

Empiezo con la máquina de seco y con la limpieza de pelusas. Lo hago dos o tres veces al año dependiendo de la cantidad de trabajo que hayamos tenido. Vamos a empezar por las que se acumulan en la zona de la puerta.

Con un cúter, lo introducimos entre el bombo y la puerta y vamos raspando alrededor y arrancando todas las que estén adheridas y así limpiamos todo el entorno de la puerta.

También debemos limpiar el interior de la puerta, sobre todo la junta y comprobar su estado A continuación, metemos perc al bombo y lo hacemos circular para que caigan en el cazabotones que deberemos limpiar a continuación para evitar que se obstruya.

Luego seguimos con el bombo, metemos perc, activamos el lavado un rato y a continuación centrifugamos con el bombo lleno y se vacía para que caigan al filtro de agujas. Antes usaba un producto específico para esto, pero últimamente lo estoy haciendo sin y me da el mismo resultado sin emplear ningún gasto extra. A veces puede saltar el relé del motor al centrifugar con la máquina llena de perc. Si salta, solo hay que esperar un poco a que se rearme y continuamos. Por último, limpiamos la zona de los filtros raspando todo con un cepillo metálico y recogiendo todo con la ayuda del aspirador.

 

Mantenimiento de los depósitos de disolvente

A continuación, seguimos con la limpieza de los depósitos del disolvente y una limpieza profunda del destilador.

Para limpiar el depósito, primero hay que vaciarlo y a continuación quitamos los tornillos de la trampilla. No olvidemos tener el local bien ventilado, accionando el extractor de humos por ejemplo y protegernos con una mascarilla provista de filtros de carbón y las manos con unos guantes de nitrilo.

Pues bien, una vez abierto, con una fregona limpia, recogemos el resto de perc que haya quedado en el depósito. Ahora toca la peor parte, cuerpo a tierra y provistos de una buena linterna y un raspador, nos ponemos a quitar todas las pelusas y suciedad adherida a las paredes y el techo del depósito.

Una vez retiradas pasamos el aspirador y retiramos todo, colocamos un trozo de mármol blanco y cerramos. Es muy importante mantener el depósito limpio para tener el perc y la maquina en el mejor estado. Las pelusas atrapan la humedad y son un caldo de cultivo para que proliferan las bacterias. Además, junto con el agua, recogen el ácido que se haya generado provocando con el tiempo una oxidación en el depósito, que si no tratamos a tiempo nos puede provocar una picadura en el depósito.

Una cosa que os puede chocar cuando limpiéis los depósitos es que normalmente está más sucio el depósito de la destilación que el de trabajo. El motivo es que no siempre se produce la destilación de forma correcta, que sería con una caída continua y moderada de perc. A veces por un llenado excesivo, por formación de espuma etc., la destilación se produce a borbotones provocando un arrastre de suciedad hacia el destilador. En ocasiones ocurre que si cuando estamos destilando abrimos la puerta del bombo, se provoca una depresión que arrastra suciedad al depósito. Para evitarlo, podemos abrir la puerta a poquito, pulsando la tecla de apertura con pequeños intervalos antes de abrir.

 

Limpieza del separador y decantador.

Otro elemento muy importate para mantener una optima calidad de disolvente es el separador y el decantador. Estos mecanismos son los que separan el agua del perc. La acumulación de pelusas y partículas provenientes del destilador hace que se formen fácilmente colonias de bacterias en el agua del separador,  por lo que es muyimportante su limpieza.  Para ello, varias veces al año, después de vaciar y decantar durante la noche toda el agua, mando el disolvente al destilador y una vez el separador vacio, lo abrimos desmontando la mirilla. Lo limpiamos a fondo y lo volvemos a montar.

 

Por último, abordaremos la limpieza a fondo del destilador.

Aunque sea una vez al año, hay que hacerle una buena limpieza. Con un cepillo metálico o raspador, quitamos toda la suciedad del fondo, paredes y techo. También limpiamos la boya y el cristal de control. Es importante dejar el fondo bien limpio para revisar si hay alguna zona oxidada, limpiarla bien para evitar una futura picadura. También es muy importante, revisar el estado de la junta de la puerta comprobando, que esté lisa y no tenga ninguna zona dañada Antes de cerrar. Debemos limpiarla con un trapo y un poco de alcohol y comprobar que encaja perfectamente al cerrarla, así tendremos certeza de que cierra correctamente y evitaremos algún que otro susto cuando se llene el destilador. Si observamos algún deterioro en la junta, convendría renovarla por una nueva.

Con estos cuatro sencillos pasos y trabajos de mantenimiento, tendremos siempre nuestra máquina a punto para poder exigirle el máximo, tanto en capacidad de lavado como en calidad del resultado.

 

BARBOUR

NOVEDADES

barbour belstaff