BARBOUR

La Logística "imposible" de una StartUp de Tintorería

Así, leído tal y como suena,  al profesional de la tintorería le puede parcer que está leyendo algo escrito en chino o en ruso.  "Startup",  "logística", ¿esas, no son las palabras favoritas de Silicon Valley, o de Amazon?  Y... ¿que carajo tienen que ver con nuestro sufrido oficio de tintoreros?

Pues parece ser, que si aún es poca su influencia,  podemos dar por seguro que en un futuro muy próximo su incidencia en el sector será determinante. Y es que no se le pueden poner puertas al avance de la tecnología, y menos cuando nuestro sector no es el que decide y los cambios vienen impulsados como copia o reflejo de las tecnologías que se aplican a otros sectores más productivos, como el de la comida  a domicilio ente otros.  La única forma de frenar este fenómeno es que su implantación sea "imposible" debido a su ruinosa viabilidad económica. Y de eso es de lo que versa el presente artículo, ¿es viable economicamente la logística de reparto de pedidos de un servicio de tintorería operado desde una Startup?  Veamos cuales son sus caracteristicas, fortalezas y debilidades.

Como otras tantas iniciativas novedosas que han irrumpido en el sector, esta, también parte de agentes externos al mismo. Las empresas que operan las plataformas digitales, poco o nada tienen que ver con el sector, simplemente han creado o adaptado  (de otros sectores o paises)  unas aplicaciones informáticas operativas desde la web y desde el móvil con las cuales el consumiddor puede realizar y pagar un servicio de tintorería o lavandería. El trabajo propiamente dicho de lavar y planchar las prendas lo efectúan una o varias tintorerías a modo de proveedores subcontratados. La empresa propietaria de la StartUp solo efectúa el trabajo logístico de gestión administrativa de los pedidos y la recogida y entrega de las prendas entre los clientes y las tintorerías.

A diferencia de otros sectores de servicios operados a través de móvil o web como pueden ser el de las comidas  a domicilio, en nuestro caso el cliente no conoce que establecimiento le efectuará el servicio, ni las tintorerías conocen a sus clientes finales. La StartUp funciona realmente como un intermediario comisionista que impide la relación cliente-tintorería, ya que esa ocultación es la clave de su intermediación. Cuando alguien encarga  un plato de comida en la App de Just Eat por ejemplo, el cliente lo primero que ha de realizar es elegir el restaurante, el cual esta identificado perfectamente incluso con su dirección. Además la App permite al cliente ponerse en contacto con el restaurante ante cualquier incidencia, e incluso puede ir a rcoger el pedido el mismo al rstaurante. Como  vemos, estas Apps, son transparentes para el cliente y prestador del servicio poniendolos realmente en contacto y efectuando una labor de promoción real del establecimiento. Si el cliente queda satisfecho, siempre puede ir  al restaurante a comer o cenar en persona, con lo cual todos ganan. El restaurante se promociona y gana clientes, el cliente gana comodidad y la StartUp obtiene unos rendimientos de su intermediación.

En el caso de las StartUps de tintorería y/o lavandería, esto no ocurre. El taller de tintorería no se beneficia de nada. 

Pueden existir varios modelos de gestión del servicio prestado por las start-app, pero básicamente su funcionamiento es el siguiente.