BARBOUR

Retintura de ropa (III) La Lana

Las Fibras Animales

LA LANA (pelos y lana) El nombre genérico de pelo, abarca los pelos de todos animales que se pueden aprovechar en la industria textil, mientras que el nombre de la lana se refiere sólo a las fibras del pelo de la oveja. (fig.1). Desde 1968 se permiten, dentro de las normas establecidas para el Sello Internacional de la Lana, que ésta se mezcle con pelo finos de animales, como pelo de cabra (mohair, cachemira) y pelo de camello, hasta la proporción del 20%. Se exceptúa el conejo de angora. La lana de la oveja merina se extrae de animales no mayores de siete meses; es fina y suave ya que procede la primera esquila y sólo tiene un extremo cortado.

 

En las etiquetas de tejidos fabricados con esta lana, se identifica con el término Lambswool. (fig.2) La queratina es un polímero natural que presenta la composición química elemental: 51% de carbono, 17% de nitrógeno, 22% de oxígeno, 7% de hidrógeno y 3% de azufre. Protege el cuerpo del medio externo y es por ello insoluble en agua. Sus numerosos enlaces disulfuro le confieren gran estabilidad y le permiten resistir la acción de las enzimas proteolíticas. Esta proteína por su estructura da elasticidad, resistencia y hace que la lana sea esponjosa.

La lana en rama contiene lanolina o grasa lanar, que es una sustancia de aspecto graso y de consistencia de manteca que se extrae de la lana de oveja y que tiene, como misión, envolver cada fibra con una película impermeable dando una coloración amarillenta. Es insoluble en agua pero forma una mezcla homogénea con ella. Se derrite entre 36 y 41,5 º C. La lana de cordero contiene entre 15 y 20 % de lanolina, que se extrae restregándola con una sustancia jabonosa (fig.3) o con un solvente volátil. Se utiliza como base para ungüentos, cosméticos e ingredientes de jabones. (fig.4)La cantidad de grasa varía según las lanas: 20 % para las lanas ordinarias.75 % para las lanas finas. La fibra de lana es rizada y ondulada, recubierta de pequeñas escamas, puede compararse a pequeños muelles que pueden alargarse hasta un 70% de su longitud original y recuperarla nuevamente. (fig.5) Estando mojadas, el frotamiento de estas fibras puede hacer que se enmarañen entre sí y se enfieltren o apelmacen.
Esta capacidad de enfieltramiento tiene ventajas e inconvenientes; por una parte un ligero enfieltrado le da más suavidad, resistencia y un gran poder aislante, pero si ha sido excesivo o no ha sido cuidadosamente controlado, los tejidos pierden suavidad y encogen de manera excesiva. Si la examinamos al microscopio, (fig.6) observamos que en su superficie presenta escamas o pseudoescamas, el canal central es más o menos ancho y que la grasa forma muchas manchas marrones repartidas de forma irregular sobre el filamento. Está constituida por tres capas: Cuticular, capa externa integrada por células planas poligonales superpuestas incompletamente, presentando los bordes libres. Cortical, constituye el 90% de la fibra; está formada por células alargadas fusiformes que contienen queratina. Médula, que aparece en las lanas gruesas careciendo de ellas las finas.
Por su procedencia y diámetro se clasifican en: Extra, Extrafina, Fina, Entrefina, Ordinaria, Basta y Muy Basta.
El diámetro crece de la Extra a la Muy Basta. Finas, proceden de la raza Merina y afines. Se caracterizan porque el vellón es cerrado, la lana no tiene brillo, presenta una uniformidad variable, una longitud de 6-8 cm., finura de 18-20 micras, ondulación de 10 cm. y rendimiento de lavado a fondo de 38-42%. Entrefinas, se trata de animales que disponen de un vellón semicerrado, de extensión mediana. En cuanto a la lana se caracteriza por presentar brillo variable, uniformidad variable, una longitud de 7-8 cm., una finura de 28-30 micras, una ondulación de 4-6 cm. y un rendimiento de lavado a fondo de 42-48%.
Bastas, se caracterizan porque la lana es brillante, presenta uniformidad muy baja, longitud de 8-12 cm, finura de 35-40 micras, ondulación escasa y un rendimiento de lavado a fondo de 46-50%. Comportamiento químico de la lana: Efecto de los álcalis: La proteína de la lana (queratina), es particularmente susceptible al daño de álcalis. Por ejemplo, soluciones de hidróxido de sodio al 5%, a temperatura ambiente, disuelven la fibra de lana.
Efecto de los ácidos, la lana es resistente a la acción de los ácidos suaves y diluidos, pero en cambio los ácidos minerales concentrados, como por ejemplo, el sulfúrico y el nítrico, provocan desdoblamiento y descomposición de la fibra. Sin embargo, soluciones diluidas de ácido sulfúrico son usados durante el proceso industrial de la lana, para carbonizar la materia vegetal adherida a las fibras. Efecto de los solventes orgánicos, la mayoría de los solventes orgánicos usados comúnmente para limpiar y quitar manchas de los tejidos de lana son seguros, en el sentido de que no dañan las fibras de lana. La lana presenta cierta resistencia a las bacterias y los hongos; sin embargo, estos microorganismos pueden atacar las manchas que aparecen en la lana. Si almacenamos ésta en una atmósfera húmeda, aparecen hongos, que incluso pueden llegar a destruir la fibra. Por otra parte, las bacterias pueden destruir la fibra si la lana permanece tiempo en un lugar con humedad y polvo.

Denominaciones de la lana y su simbología: Pura lana Virgen, lana de primera utilización sin mezclas de otras fibras. Estambre, lana elaborada con fibra larga, fina y de gran calidad, lana peinada. Lambswool, lana de primera esquilada y de añinos. Woolmark, 100% pura lana virgen. Woolmark Blend, más de un 50% de lana virgen. Wool Blend, mínimo 30% de lana virgen. Total Easy Care, significa que la prenda es de fácil cuidado. Las prendas que llevan esta leyenda en la etiqueta pueden lavarse en la lavadora a 40ºC usando detergentes indicados para pura lana virgen. También admiten secado en secadora con ciclo delicado.


La Wool Commission regula, desde 1920, el mercado mundial de la lana, al igual que la distinta simbología que se utiliza para cada una de las denominaciones de la lana.
Comportamiento a la llama: Semi arde con llama irregular y chisporroteante, dejando un residuo negro, hinchado, fácilmente pulverizable. Olor a pelo quemado. Su comportamiento en retintura es excelente, sólo a tener en cuenta el encogimiento que experimentará en función del tipo de lana y de su estado de conservación.

ANGORA (pelos) Pelo del conejo de Angora, muy brillante y suave, de fibras finas. Mezclado con la lana se obtienen prendas interiores y exteriores de punto, muy agradable al tacto. (fig.7) Comportamiento a la llama: parecido a la lana, no mantiene la combustión, deja residuo de ceniza negra que puede aplastarse con los dedos y el olor es a pelo o cuerno quemado. Su comportamiento en retintura es igual al de la lana a excepción del encogimiento que es mucho menor.

MOHAIR (pelos)
Pelo de la cabra de Angora (Asia Menor) muy brillante, de diámetro uniforme a lo largo de una misma fibra y el perfil es muy suave. Se emplea en mezcla para tejidos suaves y voluminosos. (fig.8) Su comportamiento, tanto a la llama como en retintura, es prácticamente igual al pelo de angora

CACHEMIR (pelos)
Pelo de la cabra de Cachemira Chyangras para los nepalíes. Las cabras de Cachemira se dispersan en rebaños rebaños
por las cumbres del Himalaya, las altiplanicies del Tíbet y por el paisaje lunar que comparten China y Mongolia en el desierto del Gobi. (fig.9)
El frío y la altitud, unidos a una recia nutrición, confieren al pelo una magnífica brillantez y un blindaje perfecto cuando el termómetro baja. La mayoría de los animales viven en cotas cercanas a los 2.500 metros y soportan temperaturas que pueden alcanzar los 30 grados bajo cero. Para protegerse, han desarrollado dos capas; una lana externa, gruesa, de pelo recto, una fibra ruda que tiene un espesor de entre 15 y 19 micras (fracciones de milímetro) de diámetro; por debajo de ella crece una pelusa delicada y corta, producto de una proteína extra que su organismo genera en función de los rigores. Cuanto más frío y más cerca de las cumbres, mayor finura. A este abrigo interno se le llama pashmina, y el que recubre el cuello es el más requerido para confeccionar jerséis, trajes y complementos de moda. El auténtico y autóctono cachemir o kahsmir no es lana esquilada sino cardada. Así se consigue un pelo de mayor longitud y precio. El comportamiento a la llama y a la retintura es muy parecido al resto de fibras de pelos.

VICUÑA Y GUANACO (pelos) Las vicuñas (Vicugna vicugna) son los camélidos más pequeños, son silvestres. Su color es beige o vicuña (marrón claro rojizo) en el lomo y blanco en la zona ventral y las patas, con variaciones dependiendo de las zonas geográficas donde habitan. Las poblaciones norteñas son más oscuras y tienen un mechón en la parte delantera de pelos largos y blancos (mechón pectoral).
Las vicuñas tienen las patas con almohadillas y la fibra de su lana es la más fina del mundo. El guanaco, es un animal silvestre, elegante; al igual que la llama está revestido por un pelaje doble y grueso que lo protege.
El diámetro de la fibra es de 16 a 18 micrómetros y es muy liviana porque, a diferencia de la lana de oveja, es hueca.

LLAMA (pelos)La llama es un gran camélido originario de América del Sur, particularmente de Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Ecuador. (fig.10) El término llama se utiliza a veces más ampliamente, para indicar cualquiera de los cuatro animales sudamericanos, cercanamente emparentados, pertenecientes a la familia camelidae: la llama, la vicuña, la alpaca y el guanaco. Se pueden distinguir características particulares entre las llamas y las alpacas como por ejemplo la altura, dado que las llamas son más grandes y tienen cabezas ovaladas en vez de redondas. La diferencia principal entre las llamas y los camellos es que los camellos tienen una joroba y las llamas no. La llama (Lama glama) es un animal doméstico.
Comportamiento algo más parecido a la lana, tanto a la llama como al proceso de retintura.

ALPACA (pelos)
La alpaca (del quechua alpaca paqu) (Lama pacos) es una variedad doméstica de camélido ungulado cuya derivación, hasta el momento, no se puede determinar con seguridad. Esta domesticación se viene realizando desde hace miles de años, e incluso la cultura Mochica del Perú representó alpacas en su arte. Hay indicios que apuntan tanto a la vicuña como al guanaco como ancestros salvajes de las alpacas. (fig.11) La alpaca tiene dos razas: la huacaya y la suri, las que se diferencian por su fibra. La fibra de la huacaya es opaca, rizada y esponjosa, parecida a la lana de oveja, mientras que
la fibra de la suri es lacia, sedosa, lustrosa y brillante. Su comportamiento a la llama y a la retintura es muy parecido en todos los aspectos a los de sus semejantes de fibras de pelos.


Xavier Bosch.
Gerente de Tintorería Industrial