El mantenimiento del separador de la máquina de seco

EL SEPARADOR

Aunque en el artículo anterior incluimos el separador junto con el mantenimiento de los depósitos y el destilador, esta pieza de la máquina, debido a su importancia se merece un capítulo aparte.

El separador no es más que un vaso florentino o de decantación y su función es separar el agua del perc. El perc al tener mayor densidad (1,52 g/cm3) que el agua (1 g /cm3) pesa más y por lo tanto, este se queda en la parte baja y el agua flotaría, podemos decir, sobre el perc. Aprovechando esta característica, en el interior del separador hay dos tubos con distinta altura, por uno se evacúa el perc y por el otro el agua.

 

LIMPIEZA

Si miramos al separador cuando está lleno, distinguiremos claramente los dos líquidos. Toda la parte de abajo sería perc y el resto, unos 5-7 cm, agua. Para limpiarlo, solo necesitamos una llave paralas quitar los tornillos del cristal, unos guantes de nitrilo y papel absorbente. Independientemente del modelo de máquina, el proceso en todos los modelos de máquinas es prácticamente el mismo. Primero debemos vaciar el agua que se encuentra encima del perc, para ello colocamos un recipiente, abrimos la llave y sacamos el agua. Luego, el perc que hay en el separador lo enviamos al destilador, para ello abrimos la llave de vaciado del separador (normalmente es manual y se encuentra situada en un lateral de la parte de abajo del separador), abrimos la llave de entrada en el destilador y accionamos la bomba hasta que se vacíe, paramos la bomba y cerramos todas las llaves abiertas. A continuación, quitamos el cristal y con el papel absorbente limpiamos todo el interior. Aprovechamos también para limpiar la salida del drenaje, aunque el separador sea de acero inoxidable, las conexiones de salida suelen ser de galvanizado y con el tiempo se oxidan obstruyendo la salida. Si vemos que esta pieza se encuentra oxidada, lo mejor es cambiarla cuanto antes mejor. Una vez hecho todo, volvemos a colocar la tapa de cristal y hasta la próxima. Muchos fabricantes recomiendan añadir perc y un poco de agua al separador una vez limpio, yo no lo hago y no vais a tener ningún problema si no lo hacéis. El tubo de drenaje no debe ir directo a un desagüe, está prohibido, es agua contaminada y debe ir a una garrafa, que cuando se llene, debemos vaciarla en otra mayor y almacenarla para entregarla a nuestro gestor de residuos como agua contaminada. De esta forma controlaremos que funciona correctamente y no tiene obstrucciones además de poder ver qué aspecto tiene esa agua. Si todo está correcto, el agua debe de estar clara, sin color o con algo de turbidez.

FUNCIONAMIENTO

E

n el separador se suelen colocar dos sondas de control de vital importancia. Una es un sensor de temperatura que se encuentra situado por el fondo del separador. Si se eleva la temperatura del perc que hay en el separador por encima de determinado parámetro, salta una alarma y detiene la destilación. Esta alarma indica que el condensador (al que le dedicaremos otro capítulo) no enfría correctamente el perc durante la destilación, bien por falta de caudal de agua o por una obstrucción en el condensador. La otra sonda de control se suele colocar en la parte de arriba del separador. Está conectada con un tubo a la válvula de seguridad del destilador. Esta válvula se abre cuando durante la destilación, la salida del vapor de perc se obstruye y aumenta por lo tanto la presión dentro del destilador. Cuando alcanza un valor crítico se abre y evita que estalle el destilador. Para evitar que los vapores se expandan por el local es por lo que se conecta a través de un tubo la salida de esta válvula con el separador. En el caso que esto ocurra, los vapores del destilador activarían la sonda de temperatura, saltaría una alarma e inmediatamente detendría la destilación.

Como veis, mantener el separador en perfecto estado es muy importante, tanto por razones de seguridad como para conservar el disolvente en condiciones óptimas, ya que todo el disolvente, tanto de la destilación como el que se condensa durante el secado, pasa por esta pieza. En el agua del separador debemos de medir el pH. El método más rápido, es con las tiras reactivas o con un peachimetro. Yo prefiero las tiras, son bastante más cómodas de usar. Aunque el peachimetro sea más preciso, tampoco necesitamos tanta precisión ni estar pendientes del calibrado del mismo.

 

CONTROL DEL  PH

P

ara comprobar el pH, tomamos una muestra de agua del separador, introducimos un trocito de tira reactiva y miramos el color en la escala, Dependiendo del color que nos salga, tendremos un pH u otro. SOLO DEBEMOS AÑADIR ALGÚN NEUTRALIZANTE SI EL VALOR OBTENIDO SE DESVIA DEL NEUTRO, tanto por el lado ácido como por el alcalino. Si nos sale neutro no debemos añadir ningún neutralizante.

Vamos a ver cómo actuar en el caso de que salga tanto ácido como alcalino. Si introducimos la tira de papel y se vuelve de un color rosáceo, quiere decir que el pH es ácido y debemos rectificarlo. En el mercado nos encontramos con tres formatos de neutralizantes antiácidos, unos granulados, en polvo y líquidos. El granulado se debe poner dentro del destilador cuando realicemos su limpieza, actúa igual que el trozo de mármol, sólo que al ser granulado aumenta su eficacia ya que también aumenta su superficie de contacto. El neutralizante granulado está en desuso ya que la mayoría de las máquinas actuales cuentan con bomba extractora de lodos del destilador y el granulado daña a la bomba. Alguien preguntaba por qué se introducía un trozo de mármol en los depósitos y en el destilador, pues bien, el mármol actúa como un tampón químico.

Esto quiere decir que, si introducimos un trozo de mármol en el perc, este no va a variar su pH si es neutro, pero si fuese ácido, sí reaccionaría con él, neutralizándolo. Os lo explico con este ejemplo para que lo entendáis de una vez por todas. El mármol químicamente es carbonato cálcico. He tomado una muestra de agua del separador, como veis, he introducido una tira de papel pH y el valor es neutro. Ahora introduzco un trozo de mármol y vuelvo a medir, como veis sigue siendo neutro. A continuación, voy a añadir unos 20 ml de ácido acético y volvemos a medir y vemos que cambia de color indicando que el agua se ha vuelto ácida. Aquí es cuando el mármol comienza a actuar, reaccionando el carbonato cálcico y neutralizando el ácido. Si volvemos a medir al cabo de unas horas veremos que el agua vuelve a tener un pH neutro.

Si tocamos el mármol observaremos que la superficie se ha vuelto más rugosa como resultado de la reacción, mientras que en al agua nos encontramos una sal, que en este caso sería acetato de calcio y es el resultado de la reacción del carbonato cálcico del mármol con el ácido acético que había puesto. Por lo tanto, el mármol como el neutralizante granulado nos sirve, podíamos llamar, como vigilantes, que sólo actúan cuando haya acidez en el disolvente.

Una recomendación; cuando coloquemos el mármol en el depósito, lo mejor es que la pieza sea alargada y la pongamos en vertical, que vaya del suelo al techo del depósito. Siempre el ácido se va a originar en el agua que esté con el disolvente y como ya sabemos esta, por su densidad con respecto al perc, se va a quedar siempre en la parte de arriba.

Entonces, si medimos el pH en el agua del separador y nos da un valor ácido, necesitamos añadir al perc un neutralizante antiácido. La cantidad va a depender del valor del pH y de las recomendaciones del fabricante del producto que vayamos a emplear.

Si por el contrario, el valor obtenido al medir es alcalino, debemos incorporar un ácido para neutralizar. En el mercado yo no he encontrado ningún producto comercial para este fin y estoy usando para esto el ácido cítrico. Es un producto que tiene múltiples aplicaciones tanto en tintorería como lavandería. El formato más práctico es en polvo, aunque su aspecto sea granulado. Yo, diluyo 500g en 5 litros de agua y si me sale un pH entre 6 y 5 le pongo de 50 a 80ml de cítrico a la máquina para neutralizar.

Normalmente cuando miramos el pH vemos que la mayoría de las veces el valor que obtenemos es alcalino. Esto es debido a que tanto los productos que usamos para el precepillado como el jabón que añadimos a la máquina, son alcalinos que se van incorporando al disolvente subiendo el pH.

 

Resumiendo

  • Muy importante, la medición de PH, deberemos hacerla siempre en el agua de contacto, nunca directamente en el Perc. Si no podemos tomar agua del separador, podemos tomar una pequeña muestra de perc (20 cc) en el filtro de agujas, lo mezclamos en un vaso con 200 cc de agua, lo removemos bien y después de dejarlo reposar, tomamos el PH en el agua obtenida.
  • Si el resultado al medir el pH es ácido, o sea, valores por debajo de 7 , reestablecemos el valor neutro con un neutralizante alcalino
  •          Si el resultado es neutro, no debemos hacer nada.
  •         Si el resultado al medir el pH es alcalino, o sea, valores por encima de 7, debemos neutralizar con un ácido, en este caso el ácido cítrico.

 

Espero que este artículo os haya resultado útil y que os sirva para mantener en buen estado tanto el separador como el disolvente.

 

BARBOUR

NOVEDADES

barbour belstaff