BARBOUR

Procesos de Blanqueo y Desinfección en Lavandería.

En este artículo trataremos sobre los diferentes productos químicos encargados del blanqueo y desinfección de la ropa en procesos de lavado industriales.

Tradicionalmente, la función de blanqueo y desinfección en el lavado de ropa ha estado encomendada a agentes químicos, pero en la actualidad está empezando a introducirse tímidamente los procesos de desinfección mediante Ozono.

BLANQUEANTES

1. Hipoclorito de sodio –cloro-

Es un producto normalmente líquido, amarillento, inestable, corrosivo e irritante. Afecta las vías respiratorias, mucosa, piel, ojos. Su fórmula es NaOCl.

Como agente de desinfección es muy eficaz, tiene un elevado espectro de acción. Su poder oxidativo actúa sobre bacterias, hongos, esporas, algas, virus, mohos, levaduras, protozoos; sin embargo, para que lo anterior suceda se tiene que controlar el pH entre 6-8. Se debe eliminar totalmente la materia orgánica; es decir, lavar los tejidos previamente, caso contrario la acción antimicrobiana se inactiva y da paso a la formación de elementos cancerígenos.

Como agente de blanqueo, tiene el objetivo principal de alcanzar el máximo de blancura en las fibras celulósicas, manteniendo al mínimo el ataque químico de las fibras; el cual produce una degradación de las fibras celulósicas como el algodón, originando la pérdida de resistencia a la tracción (desgarros-rupturas) y pérdida de peso del material.

La utilización del cloro sin un control riguroso produce daños irreversibles en las prendas tratadas, especialmente las de algodón y lycra, las cuales pierden resistencia a la tracción (desgarros y rupturas), pierden peso, se amarillean, y esto se acentúa más al ser expuestas al sol, secado y/o planchado.

El cloro afecta seriamente la acción de las enzimas y destruye total o parcialmente la acción de los blanqueadores ópticos, productos utilizados en varios detergentes.

La descomposición del cloro líquido (hipoclorito de sodio) puede dar lugar a la formación de cloro gas (muy tóxico), ácido clorhídrico (muy agresivo), y compuestos clorados, muchos de ellos muy perjudiciales para la salud. De igual forma, es importante destacar su fuerte poder corrosivo, que destruye máquinas e instalaciones metálicas.

2. Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno (H2O2), es un compuesto químico con características de un líquido altamente polar, fuertemente enlazado con el hidrógeno, tal como el agua. Generalmente se presenta como un líquido ligeramente viscoso, conocido como un poderoso oxidante.

Es inestable y se descompone rápidamente a oxígeno y agua con liberación de calor. Aunque no es inflamable, es un potente agente oxidante que puede causar combustión cuando entra en contacto con materias orgánicas o algunos metales.

En la industria, el peróxido de hidrógeno se usa para el blanqueo de la pulpa de papel, el algodón, telas y como substituto del cloro.

Como desinfectante es un antiséptico general, su mecanismo de acción se debe a la efervescencia que produce, donde la liberación de oxígeno destruye los microorganismos anaerobios estrictos y el burbujeo de la solución cuando entra en contacto con los tejidos y ciertas sustancias químicas.

Es una sustancia tóxica, que al descomponerse puede causar incluso embolias dentro del aparato digestivo debido a la liberación de burbujas de oxígeno. En concentraciones altas es muy irritable, causa quemaduras temporales al desprenderse el oxígeno en la reacción.

3. Percarbonato de sodio

Llamado también peróxido de hidrógeno sólido, es un tipo de compuesto de carbonato de sodio y peróxido de hidrógeno que se descompone al generar oxígeno, agua y carbonato de sodio.

Su contenido de oxígeno activo iguala el peróxido de hidrógeno de 27.5%, no solo cumple la función del peróxido de hidrógeno líquido, sino que también puede descomponerse rápidamente a baja temperatura al generar oxígeno para lavar, limpiar, blanquear, desinfectar y/o desodorizar.

Puede descomponerse en carbonato de sodio, aumentar el valor de pH, reducir la capacidad del ion de calcio-magnesio y ablandar el agua. Cuando el valor del pH aumenta, la suciedad y la fibra tienen menos cargas negativas, así, da mejor efecto al blanquear y lavar; por eso no causa efectos negativos al medio ambiente y es un blanqueador efectivo del sistema del oxígeno a baja temperatura.

Este producto no puede tener contacto con los ojos, la piel, ni la ropa; se necesita mantener una buena ventilación cuando se lo usa. Igualmente, evitar el contacto con materiales combustibles y orgánicos, colocar la etiqueta sobre el contenedor, el cual debe permanecer herméticamente cerrado cuando no se lo usa. Lavar las manos y otras partes que entren en contacto con el producto después de cada uso.

DESINFECTANTES

1. Concepto de desinfectante

Los desinfectantes son sustancias químicas o agentes físicos que inactivan la proliferación o destruyen los microorganismos de objetos inanimados. Un desinfectante de uso hospitalario, debe ser efectivo contra las bacterias Gram positivas y Gram Negativas, incluyendo las Pseudomonas aeroginosas.

2. Concepto de esterilización

Es la destrucción o eliminación completa de toda las formas de vida microbiana, en términos absolutos. Los procesos de esterilización pueden ser físicos, químicos o en combinación; ejemplo, calor seco, óxido de etileno y plasma de peróxido.

3. ¿Que causan las bacterias?

Las bacterias pueden causar las siguientes afecciones a nuestro organismo: malos olores, contaminación cruzada, infecciones de la piel, problemas pulmonares, intoxicación gastrointestinal, pie de atleta, micosis y otras enfermedades comúnmente transmitidas.

Más de 1´000.000 de diferentes bacterias y 5.000 virus, están a nuestro alrededor diariamente.

4. Productos desinfectantes utilizados en lavanderías hospitalarias

Hipoclorito de Sodio

Su fórmula química es NaClO, es una sal sódica del ion hipoclorito, sólido blanco, cristalino o granulado. El ion de hipoclorito es tóxico y afecta las vías respiratorias.

Es usado en la desinfección del agua potable, en el lavado de prendas y los sistemas de aguas residuales.

Tiene espectro de actividad Bactericida de elevada potencia y amplio espectro antimicrobiano.

En general, las formas vegetativas de las bacterias y los virus son más susceptibles que las esporas, hongos y protozoos. Sin embargo, la mayor resistencia de los microorganismos se puede compensar acidificando la solución desinfectante, incrementando la temperatura o la concentración del hipoclorito de sodio.

Persulfato de sodio

Es una sal di potásica de ácido peroxidisulfúrico, cuya fórmula es K208S2; actúa por oxidación de las diferentes estructuras bacterianas, lo que finalmente conlleva a la muerte celular.

Se aplica en la limpieza y desinfección de paredes, superficies y suelos en el ámbito hospitalario. No se deben aplicar sobre alfombras o materiales textiles. Tiene un espectro de actividad desinfectante de nivel intermedio-bajo. Activo frente a bacterias, hongos y algunos virus. Una solución al 1% de persulfato potásico requiere 10-15 minutos para inactivar a estos microorganismos.

Ácido peracético

Es la mezcla de ácido acético y peróxido de hidrógeno en solución acuosa. Se obtiene por oxidación a partir del acetaldehído y oxígeno en presencia de acetato de cobalto.

Se lo aplica como desinfectante de instrumentos médicos, respiratorios y endoscopios. En los hemodializadores, en soluciones con peróxido de hidrógeno, el ácido peracético y el peróxido actúan como esporicidas. Desinfecta también superficies de suelos y paredes.

Su espectro de actividad es activo frente a bacterias, hongos, levaduras, esporas, endosporas y virus. A concentraciones inferiores a 100 ppm, inhibe y mata bacterias Gram positivas, Gram negativas, microbacterias, hongos y levaduras.

Compuestos de amonio cuaternario penetran en las membranas de los microorganismos gracias a las cadenas carbonatadas (hidrófugas). A través del nitrógeno catiónico (hidrófilo), interacciona con los fosfatos de los fosfolípidos, causando la salida al exterior del material vital citoplasmático.

Tiene un espectro de actividad que en solución al 5% inactiva a bacterias Gram positivas y negativas, hongos y micro bacterias, la acción virucida es más rápida (Hepatitis B/HIV, Herpes, Rotavirus).

Aldehídos, aldehídos fórmicos, formol, metanol, oxometano; son bactericidas de acción lenta y de bajo poder de penetración. Su potencia depende de las condiciones de uso y su actividad aumenta con la temperatura.

Se utiliza en la desinfección de mantas, sábanas y objetos no metálicos. Puede usarse en combinación con dialdehídos para la desinfección instrumental, o en la desinfección de hemodializadores al 4% a temperatura ambiente durante 24 horas. Una combinación de formaldehido gaseoso y vapor saturado a 650C, se utiliza en sistemas de esterilización para endoscopios.

Su espectro de actividad se considera activo contra Microbacterium tuberculosis, dos horas de exposición a vapores de formaldehido son suficientes para inactivar microorganismos. La acción esporicida es baja, pero mejora al aumentar la temperatura.

Propiedades de un desinfectante ideal

  • Debe tener un amplio espectro antimicrobiano.
  • De rápida acción para matar los microorganismos.
  • No debe ser irritante para el usuario ni para el paciente. No tóxico.
  • Debe ser activo en presencia de materias orgánicas (sangre, esputo, heces), y compatible con detergentes, jabones y otros agentes químicos en uso. No puede ser afectado por factores del medio ambiente.
  • No corroer metales ni deteriorar plásticos, gomas etc.
  • Ser inodoro o tener olor muy débil.
  • Su costo debe ser evaluado de acuerdo a la dilución, rendimiento y seguridad.
  • Estable en la concentración y dilución en uso.
  • Debe tener buenas propiedades de limpieza.
  • Fácil de usar. La complejidad en la preparación, concentraciones, diluciones y tiempo de exposición del producto pueden crear confusión en el usuario.
  • No debe tener acción residual sobre las superficies, ya que el contacto de los humanos con las mismas, puede provocar irritaciones de piel, mucosas y otros efectos no deseables.

 

Ozono en lavanderías industriales

El poder del ozono en lavanderías industriales

Reduce el consumo de agua caliente

Normalmente las temperaturas de funcionamiento varían entre 60 a 75C. El uso del ozono puede reducir potencialmente esta temperatura hasta rangos entre 30 a 35C e incluso usar agua fría en sucesivos ciclos de lavado. Esto es debido a que el ozono tiende a generar oxígeno, el cual aumenta el potencial de limpieza de los detergentes permitiendo una reducción de la temperatura. La reducción en el consumo de agua caliente reduce los costes de la factura del agua. Adicionalmente, la utilización del ozono produce un menor daño en la ropa.

Reduce el uso de productos químicos

Las dosis normales de detergentes usadas en lavandería son mucho más efectivas cuando se combinan con el uso de ozono. Esto es debido a que el ozono permite una mayor penetración en la tela mejorando el efecto limpiador de los detergentes:

- El papel del ozono como potente oxidante y agente desinfectante, reduce la utilización de cloro blanqueante, el cual daña las telas.

- Elementos alcalinos de los detergentes y blanqueantes en las fibras de la ropa eleva los niveles de PH y por eso se hace común el uso de productos químicos para equilibrar el PH. El uso de ozono ayuda al mantenimiento de niveles neutros de PH reduciendo el uso de estas sustancias.

- Tradicionalmente, los suavizantes se utilizan para reducir la electricidad estática. El uso del ozono impide la formación de electricidad estática, eliminando la necesidad de utilizar estos productos. Además, la cantidad de agua para aclarar los detergentes es reducida al igual que la necesidad de los servicios de aguas residuales. El uso de ozono no daña tanto la ropa y aumenta la vida útil de las lavadoras mediante la reducción en el uso de productos químicos dañinos.

Poderoso desinfectante

Casi todos los patógenos tienen miedo cuando viene el ozono. El ozono es un biocida que puede neutralizar los olores, matar virus y eliminar bacterias con una efectividad de hasta un 99% cuando se usa en lavanderías. Esta es la razón por la que el uso del ozono para lavanderías en hospitales y laboratorios esta hoy en día muy extendido.

Protector del medio ambiente y mejora de las condiciones de trabajo

Mejor calidad del agua de entrada en los servicios de tratamiento de aguas residuales (ej. menor cantidad de patógenos en la aguas residuales, PH más neutro, menor cantidad de residuos químicos) y reducción en la cantidad de agua y energía consumida (ej. menor cantidad de ciclos de lavado y secado) contribuyen a un desarrollo mas sostenible.

Las condiciones de trabajo son menos duras y más seguras (ej. menor temperatura de funcionamiento y uso de químicos), de tal manera que los trabajadores se sienten más cómodos y se crea un mejor ambiente de trabajo.

Los generadores de ozono de para lavanderías industriales

Estos sistemas consisten en un compresor de aire que alimenta el concentrador de oxígeno. De hecho, el concentrador de oxigeno es la fuente gaseosa para la producción del ozono. El ozono es producido en el generador de ozono por medio de descarga eléctrica creada en placas dieléctricas de cerámica.

Una vez el ozono ha sido producido, una bomba de entrada con venturi genera un flujo de burbujas de gas en el tambor de limpieza permitiendo la disolución del ozono de manera eficiente para desarrollar su papel como desinfectante.

Los sistemas de generación de ozono se pueden utilizar en lavadoras industriales de gran capacidad de lavado. La inversión inicial puede ser recuperada en uno o dos años como máximo mediante la reducción de un 50% de los costes en el consumo de energía y agua.

10 buenas razones para usar los generadores de ozono para lavanderías industriales

Ahorro en el consumo de agua
Ahorro en el consumo de energía
Reducción en el uso de productos químicos
Ahorro de dinero
Mejora en los parámetros de funcionamiento de lavado (ej. menor temperatura, menor cantidad de químicos, reducción de ciclos de aclarado y secado)
Mejora en la capacidad de limpieza
Reduce el daño producido en la ropa
Protección del medio ambiente
Crea mejores condiciones de trabajo
Satisface los clientes

El ozono tiene que ser transferido al agua, y para dicha transferencia se requiere lo siguiente:

- Presión positiva.
- Baja temperatura del gas.
- Gas oxigenado (no aire).
- Contacto de tiempo.
- Burbuja pequeña.
- Mezcla adecuada.