BARBOUR

Productos químicos básicos para el desmanchado en Tintorería

LOS  PRODUCTOS   DEL   DESMANCHADO

En primer lugar tenemos que hacer constar que distintas empresas químicas proveedoras de productos para la limpieza, disponen de productos específicos para el desmanchado y que de la mayoría de los cuales, empleados correctamente y por personas expertas, se pueden conseguir resultados muy satisfactorios. Pero tenemos que tener presente algunos condicionantes:

1°.- EL TIEMPO: influye negativamente. Las manchas se incrustan, envejecen y polimerizan, y se hacen más difíciles de eliminar.

2°.- EL CALOR:   fija algunas manchas de forma casi indeleble.

3°.- LA MAYORÍA DE LAS DISTINTAS FIBRAS:    son sensibles a distintos productos químicos.

Por los factores anteriormente expuestos y sobretodo por el tercero, los productos comerciales de desmanchado tienen una serie de limitaciones, ya que el fabricante, desconoce el envejecimiento de las manchas y sobre que fibras se van a aplicar sus productos, no pudiendo correr el riesgo de que los mismos decoloren o estropeen el textil, por ser demasiado activos.

En el desmanchado, los productos a utilizar son numerosos y diversos, no obstante los podemos agrupar en seis grandes apartados, cada uno de los cuales tiene un objetivo determinado en la eliminación de las manchas. Estos grupos son los siguientes:

DISOLVENTES:    Disuelven los cuerpos grasos, pinturas y esmalte.    

DECOLORANTES: Decoloran las sustancias colorantes de las manchas.  

EMULSIONANTES: Facilitan la dispersión y emulsión de algunos componentes insolubles de las manchas.    

ÁCIDOS: Neutralizan los componentes básicos de las  manchas. 

BASES: Neutralizan los componentes ácidos de las manchas.

ENCIMAS: Digieren algunos componentes orgánicos difíciles de eliminar por otros métodos.                           

 

1°- DISOLVENTES

Sus características permiten la disolución de las grasas, aceites, ceras, resinas, pinturas, esmaltes, e incluso de algunos plásticos. Los principales disolventes son:

Hidrocarburos: Benceno, tolueno, etc. 

Derivados clorados: Cloroformo, tetracloruro de carbono, clorobenceno, diclorobenceno   (ortosol)

Derivados sulfurados: Sulfuro de carbono 

Esteres; Metanol (alcohol metílico), etanol (alcohol etílico). 

Cetonas: Acetona 

Todos ellos se utilizan puros 

Precauciones que se deben tomar

Los disolventes de desmanchado, con excepción de los derivados clorados, son inflamables y en menor o mayor grado tóxicos. Para prevenir el riesgo de incendio, hay que abstenerse de filmar mientras los manipulamos y evitar que se desprenda ninguna chispa eléctrica de cualquier aparato. También tenemos que evitar, inhalar vapores o tragar disolvente, incluso en mínima dosis; evitar las salpicaduras en los ojos o el contacto prolongado con la piel. Almacenarlos en recipientes herméticos y bien etiquetados, al abrigo del calor y de la luz.

Consejos para su utilización

Siempre que la confección de la prenda lo permita, operar por el revés del tejido, apoyando la parte manchada sobre la toalla absorbente. Verter el disolvente desde una botella con cuentagotas, una vez se ha conseguido la eliminación de la mancha, se colocará la prenda sobre la rejilla accionando el aspirador, empezando a secar con la pistola de aire desde el exterior de la parte húmeda hacia el centro, para evitar la formación de cercos. Debido a la rapidez de evaporación de algunos de los disolventes mencionados anteriormente, es posible la aparición de las aureolas, en este caso, humedecer nuevamente y secar con rapidez.

 IMPORTANTE:   PRODUCTOS QUE ALTERAN LAS FIBRAS
 TRIACETATO DE CELULOSA:  es alterado  por  los ésteres y las cetonas.
 ACETATO DE CELULOSA:  es atacado por las cetona.

CLOROFIBRAS: son atacadas por mezclas al 50% de acetona-sulfuro de carbono y de perc-acetona.

 

2° DECOLORANTES

Permiten la decoloración de las sustancias causantes de la mancha, sean estas naturales o sintéticas: orina, zumos de frutas, bebidas alcohólicas, tintas, etc.. Al ser agresivos para las fibras, se utilizarán siempre diluidos en agua.

Existen dos tipos distintos de decolorantes: oxidantes y reductores.

Los oxidantes:

Los oxidantes mas utilizados son: Agua oxigenada, Hipoclorito potásico ( Agua de Javel), Perborato Sódico y Permanganato Potásico.

Disoluciones a preparar para cada uno de ellos

Oxidante

Dosificación

Agua oxigenada

solución comercial, entre 10 y 12 volúmenes

Hipoclorito potásico

14 partes de agua, por 1 de Hipoclorito potásico

Perborato sódico

disolver 10 gramos por litro de agua

Permanganato potásico

disolver 10 gramos por litro de agua

 

A la hora de utilizar estos productos, deberán observarse las siguientes reglas:

Agua oxigenada y Perborato sódico: Trabajando a la concentración indicada se deberá neutralizar con una solución de agua con un 5% de amoníaco y posteriormente, aclarar con abundante agua.

Agua de Javel (Hipoclorito potásico): Operar a la concentración indicada y solo enfrío. Se terminará neutralizando con la solución al 5% de amoníaco y después aclarar con agua.

Permanganato potásico: se operará en dos tiempos

1° Se impregna con la solución preparada.

2° Se trata con agua oxigenada de 10 vol. o bisulfito sódico ( disuelto en agua a razón de lOgr. por litro de agua), aclarando a continuación con agua.

 

MUY     IMPORTANTE                  
Los oxidantes incluso diluidos y en frío,  pueden alterar y deteriorar las fibras naturales animales  (lana y seda)
El agua oxigenada y la de Javel (Hipoclorito potásico) concentradas, disuelven las poliamidas.
Todos pueden alterar ciertos colortes.

 

Los reductores:

Los reductores utilizados para el desmanchado son los siguientes: Hidrosulfito sódico,  Hiposulfito sódico  y  Bisulfito sódico.

Las concentraciones mas adecuadas para cada uno de ellos son las que se muestran en el gráfico siguiente.

 

Reductor

Dosificación:

Hidrosulfito sódico

Disuelto en agua a razón de 10 gr. por litro

Hiposulfito sódico

Disuelto en agua a razón de 50 gr. por litro

Bisulfito sódico

Disuelto en agua a razón de 10 gr. por litro

La forma de empleo es la siguiente

*  Impregnar con la solución preparada.

*  Terminar con abundante aclarado.

MUY    IMPORTANTE 
El bisulfito sódico ataca las fibras celulósicas, naturales y artificiales
Los reductores pueden igualmente alterar ciertos colores

 

  3° LOS EMULSIONANTES

Su acción permite dispersar algunos componentes insolubles de las manchas, como: barro, sebo, fuel, parafina, etc., con lo que facilita que se emulsionen temporalmente de forma estable y puedan eliminarse por el aclarado.

Los emulsionantes son los jabones y los detergentes sintéticos. Ambos productos se venden en el comercio ya preparados y se utilizan PUROS de la siguiente manera:

1° Aplicar o pulverizar el producto sobre la mancha.

2° Dejar reposar durante unos minutos para conseguir una impregnación profunda.

3° Cepillar, o mejor, picar con un cepillo empapado en agua ligeramente tibia.

4° Aclarado abundante para conseguir eliminar los restos del producto en el tejido.

Los emulsionantes pueden atacar ciertos colores poco sólidos.

 

4° ÁCIDOS

Actúan neutralizando los componentes básicos (amoníaco, cal, etc.) de las manchas, formando compuestos solubles no agresivos para las fibras y que, posteriormente, se eliminan con el aclarado.

Se utilizan tanto ácidos orgánicos como minerales. Entre los más utilizados podemos destacar los siguientes: nítrico, clorhídrico, fórmico, cítrico, acético y oxálico, cuyas concentraciones de empleo son las que se indican en el cuadro siguiente:

 

Acido

Dosificación

- Nítrico - Clorhídrico

solución comercial a razón de 50 gr. litro, máximo.

- Acético - Fórmico - Cítrico

solución comercial diluida a 1/3

-Oxálico

solución comercial a razón de 10 gr. litro

Las pautas que deberemos seguir para la correcta utilización de los ácidos son:

1° Se colocará la parte manchada sobre una servilleta o esponja absorbente y se humedecerá la mancha con agua.

2° La solución acida se irá añadiendo muy lentamente (con cuentagotas).

3° Neutralizar con una solución base, de amoníaco o bicarbonato sódico al 10%.

4° Aclarado con abundante agua, a ser posible tibia.

MUY    IMPORTANTE 
El ácido Corhídrico concentrado ataca las fibras naturales animales y las celulósicas.
El ácido Nítrico disuelve las fibras acrílicas.
El ácido Fórmico disuelve el acetato de celulosa y las poliamidas.
El ácido Acético disuelve el acetato de celulosa.
Todos los ácidos, pueden alterar ciertos colores.

 

5° BASES

Neutralizan los constituyentes ácidos de ciertas manchas, transformándolos en productos solubles, por tanto, fácilmente eliminables por aclarado y no agresivos para las fibras textiles.

Para el desmanchado se utilizan sobre todo productos básicos flojos: amoníaco y bicarbonato sódico. Estos productos deben ser diluidos.

DOSIFICACIONES RECOMENDABLES

Amoníaco: En solución, a razón de 100 gr., por litro de agua

Bicarbonato sódico: En solución, a razón de 10 gr., por litro de agua

Forma de empleo.

*  Impregnar el tejido con la solución fría.

*  Terminar con varios aclarados, con abundante agua tibia.

MUY  IMPORTANTE
Las bases, incluso diluidas (con excepción del amoníaco) destruyen las fibras naturales animales.  Las bases, especialmente calientes y concentradas, atacan las fibras celulósicas y los poliésteres. Todas las bases pueden atacar igualmente ciertos colorantes.

 

6° ENZIMAS

Los enzimas digieren, absorben y descomponen, ciertos constituyentes orgánicos de las manchas haciéndolos solubles y por tanto, fácilmente eliminables por la acción del aclarado. Actúan como los jugos gástricos del estómago, que en el curso de la digestión, transforman los alimentos en sustancias asimilables por el organismo.

Los encimas se conocen también por el nombre de DIASTASAS y se agrupan en dos grupos: las AMILASAS, que digieren ciertas materias orgánicas de origen vegetal ( almidón, azúcares contenidos en las manchas de frutas, comidas, salsas, medicamentos a base de jarabes, etc.), y las PROTEASAS, que digieren ciertas materias de origen animal ( albúminas contenidas en las manchas de sangre, jugo de carne, leche, huevo, etc.).

Estos productos deben conservarse al abrigo de la humedad. Para que resulte eficaz el tratamiento con encimas debe hacerse con agua y a una temperatura del orden de 40 a 50°C, alrededor de los 70°C las enzimas se destruyen, perdiendo por completo sus características.

La forma para utilizar los enzimas es el que se describe a continuación y que consta, en esencia, de tres pasos a seguir:

 

Técnicas de empleo de los enzimas:

Existen tres posibilidades diferentes para el empleo de los enzimas: espolvoreado,  al contacto  y  en baño.

Empleo por espolvoreado

-      Mojar la mancha con agua tibia.

-      Espolvorear el enzima y hacer penetrar con la espátula removiendo ligeramente.

-      Dejar reposar durante 20 minutos aproximadamente en un lugar caliente entre 40 y 50° C.

       ( Colocar por ejemplo, entre dos baldosines de gres o dos planchitas de acero inoxidable, calentadas en agua a 50°C).

-   Acabar raspando si es necesario, o con la pistola de aclarar, según los casos.

 

Método al contacto

- Preparar la solución siguiente:

- l/2 litro de agua, 20 gr. de glicerina, 20 gr. de enzima y 20 gr. de sal de cocina. ( Emplear esta solución el mismo día, pues el enzima no es estable durante mucho tiempo una vez disuelta)

-      Utilizar la solución anterior para el desmanchado, manteniéndola entre 40 y 50°C.

-      Esperar que actúe durante unos 20 minutos.

-      Terminar como en el método anterior.

La ventaja de este método sobre el espolvoreado, es que la glicerina y la sal, ayudan a solubilizar ciertos componentes de algunas manchas compuestas.

 

Empleo en baño

-      Preparar un baño que contenga una cucharada de café de emzima por litro de agua.

-      Mantenerlo a 40 - 45° C.

-      Sumergir la prenda durante 15 a 20 minutos.

-      Limpiar al final en mojado.

PRECAUCIONES
Es muy importante elegir la enzima adecuada para digerir la mancha. En caso de duda emplear una mezcla de las mismas.
Hay que tener en cuenta que la acción de las enzimas se altera por la acidez, alcalinidad excesiva, sales minerales, ciertos productos de desmanchado,reforzantes y jabones.  Por ello, es mejor empezar el desmanchado con la enzima y a continuación tratar con otros productos si fuera necesario. En caso de no haberse hecho así, antes de utilizar la encima deben eliminarse los otros productos, aclarando cuidadosamente.
Recuerden, la enzima no actúa con rapidez más quue en medio húmedo y caliente, por consiguiente mantenga una temperatura de 40 a 50º C. durante todo el tratamiento, no superando los 70º C., ya que se destruyen completamente.